Caso Madoff: surge la primera demanda local contra el Santander

Caso Madoff: surge la primera demanda local contra el Santander
Se formó una asociación civil para preservar la identidad de los querellantes.
La primera demanda local de inversores argentinos contra el banco Santander S.A. por el megafraude del financista estadounidense Bernard Madoff llegó ayer a los Tribunales, tras el receso por la feria judicial de verano.

Descontentos con la oferta presentada la semana pasada por la entidad del empresario Emilio Botín, se juntaron en Consumidores Financieros, una asociación civil a través de la cual entablaron una acción colectiva en el país, un recurso nuevo en el país ya que ley que permite la existencia de figura legal fue promulgada en mayo de 2008.

Los inversores eligieron el paraguas legal de conformar una asociación, ya que de esta manera se protege la identidad de los demandantes. Este recurso de acción colectiva es más conocido en los Estados Unidos, y se usa en distintas áreas para defender a afectados de servicios públicos o bien, más conocido para estas latitudes, acciones contra el default de la Argentina del 2001. De hecho, la semana pasada un residente argentino y un fondo chileno, que cayeron en la trampa de Madoff, se animaron a representar al resto de los inversores en una acción de clase, también contra el Santander.

Sin embargo, en EE.UU., un damnificado puede representar al resto. En cambio, aquí --donde se emulan las leyes de países de la zona euro-- sólo pueden entablar una demanda colectiva las asociaciones civiles.

"En el país hay al menos 250 millones de dólares de inversores que se acercaron a nosotros y que firmaron contrato con el fondo Optimal, del Santander", que resultó víctima de la estafa mundial de Madoff, y que entraron directamente "en el fondo de Madoff" explica Osvaldo Prato, del estudio Arazi, Prato, Merola y Asociados, que representa a los damnificados locales.

En la acción judicial, a la que tuvo acceso Clarín, presentada en el juzgado de primera instancia en lo Comercial a cargo de la jueza Margarita Bragalos, los inversores argentinos reclaman por: la devolución "de todo lo invertido" antes del colapso del sistema de altas rentabilidades que prometía Madoff; las comisiones que cobró el banco por administrar los fondos; daño moral; y se reclama un adicional por "daño punitivo".

El Santander presentó una oferta que ofrecía títulos preferenciales a un cupón de 2% anual, con una opción de un papel del banco a 10 años, que implica un eventual rescate de los bonos por la firma.

Sin embargo, tanto en los Estados Unidos como en la Argentina, los inversores consideran que es insuficiente y que no recupera la inversión. Es por ello que, en paralelo a la acción local, el pasado viernes ingresó a los Tribunales de Florida un pedido para congelar la oferta del Santander. Aún se espera la respuesta de la Justicia. El texto, al cual accedió este diario denuncia que la propuesta del banco es "engañosa" y "cohercitiva".

Al mismo tiempo, los inversores locales creen que en el mejor escenario recuperan "50% de la inversión, si quisieran venderla en el mercado secundario".

Entre los argumentos, puntualizan en que la letra chica del contrato de la oferta deja los títulos a "perpetuidad", y "nada garantiza que el Santander compre las acciones en 10 años". Agregan que si el cliente quisiera vender las acciones en el mercado "está obligado a reinvertir el dinero en el banco. Es decir, nunca se puede hacer de liquidez y realmente disponer de su dinero", interpretan los demantantes.

Comentá la nota