El caso Carbonetti, al Tribunal de Disciplina de los Abogados

En un dictamen de mayoría, la Comisión de Asuntos Institucionales de la Unicameral que hace dos semanas consideró que el juecista Miguel Ortiz Pellegrini había "violado la Constitución Provincial", aconsejó ayer desestimar la denuncia que el Frente Cívico había promovido, con los mismos cargos, contra Domingo Carbonetti.
Sin embargo, pidió diferir el pronunciamiento sobre la segunda parte de la acusación que le achaca al legislador bellvillense haber violado el artículo de la ley de Colegiación de Abogados (N° 5.805) que prohíbe litigar a los parlamentarios que integran el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (Jury).

Según el dictamen oficialista, la Cámara no debería expedirse sobre esa cuestión "hasta tanto se pronuncie sobre el particular el Tribunal de Disciplina de los Abogados de Córdoba".

En efecto, la Comisión ordenó remitir el expediente completo al organismo que no depende del Colegio de Abogados sino que es autónomo, y que en la actualidad conducen Rosa Angélica Avila Paz de Robledo (presidente) y Eduardo Alfredo Rosende (vicepresidente).

El Tribunal de Disciplina, que tiene siete Salas distintas, analizará si el expediente cumple con los requisitos formales exigidos para luego abocarse, si corresponde, a su dilucidación.

La conducta en estudio. La cuestión gira en torno al artículo 3° bis de la ley 5805 que prohíbe ejercer la profesión de abogados a aquellos profesionales que "cumpliendo funciones electivas como legisladores provinciales, integren como titulares el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (Jury), mientras formen parte del mismo".

Efectivamente, los juecistas presentaron pruebas de que Carbonetti, quien integra el Jury desde hace varios años, siguió ejerciendo la profesión de abogado, lo que contraría la normativa citada.

Aunque presentaron varios expedientes judiciales en los que Carbonetti actuó como patrocinante (inclusive el proceso de divorcio de José Manuel de la Sota y Olga Riutort), un caso en particular es el que más compromete al apoderado del PJ.

Se trata de una causa en la que patrocinó al intendente de la Municipalidad de Canals quien, en noviembre de 2008, mantuvo un conflicto de poderes con el Concejo Deliberante de esa localidad.

En su descargo, Carbonetti adujo que su participación en ese caso no contrariaba el espíritu de la norma porque, al ser un conflicto de poderes, intervenía el Tribunal Superior de Justicia cuyos miembros no pueden ser destituidos por el Jury, sino por otro mecanismo de juicio político. Y que, por lo tanto, su patrocinio no condicionaba a los jueces actuantes.

Fuentes de Unión por Córdoba ponderaron la "decisión política de someter a Carbonetti a una eventual sanción ética", aunque prefirieron no hacer pronósticos sobre qué decidirá el pleno de la Cámara si el expediente regresa con Carbonetti sancionado.

El principal objetivo del oficialismo se cumplió ayer en la Comisión: diferenciar la conducta de Carbonetti de la del renunciado legislador Ortiz Pellegrini, a quien el PJ le atribuyó haber violado el artículo 88 de la Constitución Provincial que prohíbe a los legisladores litigar contra el Estado en causas de contenido patrimonial.

Alto perfil

Acusación. En mayo pasado, como contraataque a la denuncia que el PJ le había formulado al juecista Miguel Ortiz Pellegrini, el Frente Cívico le achacó a Domingo Carbonetti haber violado la Constitución Provincial y también la Ley de Colegiación de Abogados, que prohíbe ejercer la profesión a los legisladores miembros del Jurado de Enjuiciamiento (Jury).

Dictamen. Ayer, la Comisión que investigó la denuncia contra Carbonetti aconsejó desestimar la primera parte (la presunta violación del artículo 88 de la Constitución Provincial). Pero se pronunció por diferir una resolución acerca de la conducta de Carbonetti como abogado.

Tribunal de Disciplina. En el mismo dictamen, la comisión parlamentaria decidió remitir el expediente del caso Carbonetti al Tribunal de Disciplina de Abogados de la Provincia para que analice su situación.

Comentá la nota