Caso BCRA: políticos de Tucumán críticos con la gestión K

Desde las principales facciones opositoras al Gobierno se establecieron fuertes consideraciones negativas en cuanto al manejo demostrado por parte de Cristina Fernández y su injerencia en la política.
Los entretelones de la puesta en escena tragi-cómica en la que se convirtió el panorama político-institucional a nivel nacional debido a las decisiones adoptadas por la presidente Cristina Fernández en torno a la problemática suscitada en el Banco Central y su principal directivo, Martín Redrado, consolidó el debate de opiniones en la trama de las facciones partidarias de la provincia. En declaraciones manifestadas para EL SIGLO, los principales referentes de las agrupaciones políticas locales esquematizaron sus concepciones y puntos de vista al respecto.

Desde el radicalismo, el legislador Federico Romano Norri hizo hincapié en la necesidad de abstenerse a lo dictaminado por las instituciones y sus fundamentos de legalidad: "La presidenta debe respetar a las instituciones y no creerse la dueña del país. En este tema, no debe ir en contra de la autonomía de Redrado, sino que tiene que respetar sus decisiones y opiniones. Obviamente la actitud de Cristina es de una equivocación total".

Al estipular las razones esgrimidas por el Gobierno Central para adoptar las últimas medidas, Norri enfatizó: "Lo hace porque cuando comience el período ordinario de sesiones en el Congreso no van a tener el número suficiente para imponer sus propias leyes y no podrán seguir manejando con absoluta parcialidad los destinos del país. Por ello van a apelar a los DNU, para que el Poder Legislativo no pueda interceder".

En tanto, desde la vereda del flamante Partido Republicano, su presidente y gestor, Luis José Bussi, calificó como "un atropello a las instituciones lo que se hizo con Redrado y el BCRA. Este Gobierno está raspando el fondo de la olla para seguir manejando el dinero público a su antojo".

"Por suerte, las instituciones han salido fortalecidas, ya que la justicia demostró su independencia y, ahora, le toca el turno de actuar al Congreso. Lo que sí está condenado a muerte es el Gobierno de los Kirchner, ya que hay justificativos para iniciarles un juicio político".

Defender la República

democrática

En tanto, desde el ARI-Tucumán, Sandra Manzone, señaló que: "Es un acto vil de patoterismo que manifiesta una total falta de respeto para con las decisiones judiciales, lo que significa un enorme retroceso en la calidad institucional".

"Pero todo responde a ese estilo confrontativo al que nos tienen acostumbrado los Kirchner. La Argentina no puede estar inmersa en estas situaciones, sino más bien hay que bajar los niveles de crispación. Hoy vivimos un proceso de eliminación de todas aquellas opiniones que no concuerden con la visión oficialista. Esto requiere de una actuación inmediata del Congreso sólo así podremos defender la institucionalidad de la República democrática".

"Gobernabilidad vulnerada"

En representación del Partido de los Trabajadores, Marcelo Corisi optó por graficar a través de un simple ejemplo el cariz de contenido político y económico que se proyecta en la actual coyuntura: "A estos recursos debemos usarlos cuando haya una necesidad límite. Acá se está hablando de la utilización de los excedentes de las reservas, de igual manera es muy peligroso que dependa de una persona la política económica de una Nación, ya sea si esa persona se trate de Redrado o de Cristina Fernández".

Corisi recalcó que en las condiciones que se presentan hoy en día, resulta muy difícil mantener la gobernabilidad: "Hay una vulneración desde hace mucho tiempo, infringida desde la misma dirigencia política, al gobierno se le fue de las manos todo esto. Y está apelando a lo último que le queda, un gobierno de masas para conservar el poder. Está yendo en contramano de lo que nosotros establecemos, que es la defensa de las investiduras, en especial de la parlamentaria".

"Una dictadura civil"

"El deterioro institucional que proclaman Kirchner y Alperovich es histórico. Se trata de una dictadura civil con un fuerte contenido autoritario absolutamente antidemocrático que pretende gobernar el país y la provincia como si fuera una estancia", son las conceptualizaciones esgrimidas por el legislador Osvaldo "Renzo" Cirnigliario, destacando la postura asumida desde el laborismo.

"El saqueo del PAMI, ANSES, y del BCRA no registra precedentes. Por todas estas desprolijidades la gobernabilidad está afectada, porque se ha violado la ley, se ha cometido un atentado gravísimo contra el estado de derecho", disparó Renzo.

Culpas por igual

Otro de los posicionamientos en torno de la actuación del Ejecutivo Nacional, fue lo planteado desde las filas del Partido Obrero, en este caso, Martín Correa no sostiene una defensa férrea del sector que fue avasallado por la presidente, sino que, reparte culpas y responsabilidades a las facciones que están en disputa.

"Se trata de una pelea entre dos sectores que tiene como finalidad efectivizar el pago de la deuda, lo que está en discusión es de qué manera lo van a concretar, con qué plata lo realizarán. Por ello, tenemos por una lado a Redrado que plantea acudir al financiamiento externo y encarecer aún más la deuda, y por otro lado, la política de los Kirchner en usar las reservas".

"Esto último significaría un grueso error, ya que esa plata debe ser destinada para dar trabajo al pueblo y a sus desocupados. Pero vemos con decepción la actitud de la oposición que, en lugar de defender los intereses de los ciudadanos, lo que realizan es un vil oportunismo que raya con posturas golpistas".

Finalmente desde el peronismo disidente, consideraron que "el kirchnerismo se caracteriza por la corrupción, el desprecio por las instituciones y el autoritarismo con el intento de saquear las reservas que es un reconocimiento del déficit fiscal y de las escuálidas arcas del gobierno. Reconocen que son incapaces de gobernar sin plata".

Comentá la nota