Caso Argañaraz: se perdió un valioso testimonio para la querella

Ayer se llevó a cabo la quinta jornada de juicio oral y público contra Susana Acosta, Nélida Fernández y el hermano de esta última por el homicidio de Ángela Beatriz Argañaraz. Por la tarde, los familiares de Betty se indignaron por la invalidez de una testigo que consideran importante: la maestra que escuchó el relato de la hija de Nélida Fernández.
"Esperemos que al momento de juzgar a estas mujeres, el Tribunal tenga en cuenta igualmente la declaración de la maestra", dijo Liliana Argañaraz, hermana de Betty.

Quienes sí declararon fueron Alfredo Puertas, mecánico. El hombre negó haber visto a Luís Fernández, alguna vez. Recordemos que Fernández había justificado actividades realizadas durante los días previos y posteriores a la desaparición de la maestra, con la visita al mecánico para arreglar su auto.

También habló ante los magistrados Marcela Acosta, abogada de Verónica Wiernes, la ex empleada de Miriam Báez (pareja de Fernández). La abogada dijo que Wiernes le contó haber lavado una remera con sangre y que no quería seguir trabajando en la casa de la concubina de Fernández, por temor a este hombre. Durante la mañana, Wiernes había manifestado ante el tribunal que lavó una remera entregada por el propio Luís Fernández y que esta ropa estaba manchada con sangre.

La fiscal Adriana Gianonni también presentó como testigo a Walter Gustavo Acosta, hermano de Susana Acosta, quien tampoco pudo explayarse en su testimonio por ser familiar directo de una de las imputadas. Solo manifestó "El día que la señora Beatriz desapareció, yo como siempre salí a trabajar a las 6 de la mañana. Tengo transportes escolares y a esa hora ya empiezo a buscar a los chicos", sostuvo.

Comentá la nota