Un caso que abre interrogantes sobre los controles antifraude de la EPE

La Justicia reconoce que en el medidor del juez Rubén Saurín existía una conexión irregular pero considera que, si existiera delito, esto no alcanza como para probar quién lo cometió.
Nació casi como una historia de final cantado. La causa iniciada a fines de marzo de este año por una conexión clandestina en el medidor de la EPE del domicilio del juez de Instrucción, Rubén Saurín, terminó en el archivo.

Pocos días después de que empleados de la empresa detectaran una situación irregular y labraran el "Acta de fraude" 4.117-442, caratulada como "Conexión directa clandestina" en un domicilio de calle Italia al 7700, los encargados de realizar la investigación judicial comenzaron a advertir que sería difícil hallar pruebas contundentes como para incriminar al magistrado.

El tiempo hizo que aquella advertencia terminara cumpliéndose. A pesar del desacuerdo de la fiscal Graciela Parma; el juez Jorge Patrizi archivó el caso y dicha decisión terminó siendo avalada por el fiscal de Cámaras, Arealdo Bertoldi, y la Cámara de Apelaciones.

Desde el Juzgado de Patrizi aclaran que esto no significa que Saurín haya sido sobreseído. Si aparecen nuevas pruebas, la causa podría reabrirse, pero todos coinciden en que existen escasas posibilidades de que esto ocurra.

Pocas horas después del operativo de control antifraude que derivó en el acta de infracción, Saurín se presentó en la EPE para saldar cualquier deuda que pudiera haber existido en sus boletas. Algunos días después, dijo públicamente:

"En el ducto que lleva varios cables que dan energía a distintos domicilios, entre ellos el mío, hay uno que está cortado, y que terminó haciendo masa con un caño metálico. Por eso, si bien la constatación que hicieron los peritos es correcta, la causa que lo produce es totalmente ajena al medidor de mi casa".

Los operativos de la EPE

En el Juzgado encargado de llevar adelante la investigación remarcan que en este tipo de operativos de la EPE, los inspectores constatan la existencia de una situación irregular en los medidores de los domicilios, pero difícilmente esto pueda probar que el propietario de dicha vivienda esté involucrado en algún tipo de delito.

Antes de arribar a dicha conclusión, Patrizi ordenó un peritaje técnico -cuyos resultados no alcanzaron para conformar a la fiscal Parma- y analizó la facturación de consumo de energía eléctrica en la casa de Saurín durante los últimos años. En ambos casos, no encontró pruebas que permitan sospechar sobre la comisión de delito.

Voceros de la EPE consultados por El Litoral dijeron que no realizarían declaraciones públicas acerca de este tema y sobre la forma en que sus empleados realizan los operativos antifraudes.

De todos modos, advirtieron que los inspectores no tienen potestad legal para ingresar a los domicilios particulares y que, en el caso del operativo efectuado en la casa de Saurín, se cumplieron todas las normas existentes que incluyen, por ejemplo, la toma de varias fotografías de la conexión irregular.

En una nota publicada el 17 de agosto pasado por El Litoral, el responsable de control de fraude de la EPE, Hugo Vitantonio, dijo que "son distintas la Justicia de la realidad. La Justicia necesita elementos contundentes y lo que determina es si el juez cometió o no un delito penal. Lo que vimos en la causa está ratificado por los inspectores y demostrado. El cable verde famoso, conectado en los fusibles y que no pasaba por el medidor, eso está demostrado. Lo que entiendo que no pudo interpretar la Justicia, por las formas que le son propias, es que eso constituya un delito. Pero eso no significa que los inspectores hayan trabajado mal".

En aquella entrevista el funcionario agregó que la empresa "detectó un cable que salía de los fusibles e iba hacia la casa, que es hasta donde la EPE puede hacer verificaciones: si eso estaba alimentando un artefacto, si eso era una pérdida en la cañería, etc, etc, eso nos excede... los reglamentos de la EPE fijan posición sobre eso. Y en el fallo no están. Y de acuerdo con los reglamentos, la responsabilidad del servicio dentro del inmueble es del usuario, la EPE no tiene que verificar si ese cable estaba o no conectado a un artefacto".

Ante otra pregunta, comentó: "Sería muy malo que la gente llegara a interpretar que si va a la Justicia tendrá el mismo resultado. No creo que sea así. Son muy pocos los casos en que los clientes con energía no registrada acuden a la Justicia. Y casi todos (los casos) son favorables a la EPE".

Una fuente del Sindicato de Luz y Fuerza advirtió: "Deberíamos contar con poder fedatario, pero para eso necesitamos de una ley".

Comentá la nota