El casino del Sheraton ya tiene todo listo para abrir

El operador chileno Enjoy prevé poder hacerlo entre martes y miércoles. Jaque firmó el decreto que lo autoriza y ahora depende del visto bueno final del Instituto de Juegos.

A pesar de contar con la habilitación oficial, la apertura del nuevo casino de Mendoza, el Enjoy, sigue dilatándose. A primera vista, las 522 máquinas tragamonedas encendidas y 25 mesas distribuidas entre dos salones indican que está todo preparado para que en pocos minutos se colme de mendocinos aficionados a los juegos de azar, pero los motivos de tanta demora son una incógnita.

El decreto reglamentario con la firma del gobernador Celso Jaque hasta ahora era la principal traba. Sin embargo, la autorización fue firmada por Jaque el viernes 3, y la última condición para darle vigencia, su publicación en el Boletín Oficial, se concretó el martes último.

Cuando todo parecía señalar que estaba resuelto, el trámite espera un "visto bueno" final por parte del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, según explican desde Enjoy. Por las dilaciones y puesto que aseguran que no depende de una decisión de la empresa, nadie se atreve a afirmarlo con exactitud; sin embargo, martes o miércoles son las dos fechas tentativas que puertas adentro se manejan para la apertura.

Lo que sí es seguro es que el viernes 17 tendrá su fiesta de inauguración conjunta con el hotel Sheraton (ver aparte).

"Estamos listos desde hace dos semanas", aseguraron ayer fuentes de Enjoy. Más allá de la indefinición, y aunque se cuidan de filtrar cifras, desde el grupo se quejan en voz baja de sus elevados costos fijos, especialmente los salarios de sus 370 empleados y del mantenimiento de una inversión que sólo en equipamiento alcanza los u$s 10 millones.

"También se trata de ingresos que la Provincia deja de percibir", remarcan, en un sutil tiro por elevación a las autoridades.

En los planes de la compañía ya desde principios de setiembre estaba previsto abrir. Quince días después, el trámite estaba en manos del área de Fiscalización del Instituto. Pero ha pasado casi un mes y medio y todo sigue igual.

Los plazos previstos en un principio por los operadores de la cadena chilena que controla 7 eslabones en su país y también hoteles, eran bastante más cortos. Después de las resoluciones de la Secretaría de Turismo, la Asesoría Letrada de la Gobernación y las autorizaciones municipales, todo dependía de Jaque.

Cuando no abundan las explicaciones, crecen las especulaciones sobre los motivos de la demora del casino que forma parte de la mega inversión del Sheraton. La polémica por la autorización de más salas de juego (que ahora está en pleno debate en la Legislatura) fue sin dudas un factor que hizo más lento el visto bueno final del Gobierno, además del papel del Instituto, que es a la vez competidor y controlante.

Hasta que el viernes 3 de octubre el gobernador firmó el decreto n° 2711 publicado ésta semana en el Boletín Oficial.

Aún así, la expectativa trascendió hace rato la natural atracción por los juegos de azar de muchos mendocinos y quedó atada al trasfondo del negocio y a la norma que limita futuras habilitaciones. Y que generó un clima de guerra fría con los otros emprendimientos hoteleros cinco estrellas.

Sucede que para Diplomatic (de Presidente), y el renacido y más rezagado proyecto frente al Shopping (que controla el empresario porteño Rafael Garfunkel, ligado a la cadena española Meliá) el arranque de Enjoy será su carta para asegurarse poder abrir.

Por su parte, a los aficionados eso poco les importa. Preguntan cada vez que pasan por el frente del casino, ansiosos de que se destraben las puertas del lugar "donde se vive el placer y la emoción", como reza el slogan, y jugarse sus primeras fichas o aferrarse a la palanca de las máquinas para probar suerte.

Comentá la nota