El Casino, a manos privadas

La Caja de Acción Social negociará con IVISA para que le pague un canon mensual por el manejo de los juegos.
El Gobierno Provincial mandó a la Cámara de Diputados un proyecto de ley para que se autorice a la Caja de Acción Social a negociar un contrato con la empresa Impresora Internacional de Valores SAI y C (IVISA) para que se haga cargo de la explotación de todos los juegos de la provincia, a excepción de la quiniela. La intención es que la empresa pague un canon mensual por el manejo del juego y se encargue de todos los empleados estatales que actualmente trabajan en el casino que funciona en el Del Bono Park, el hotel 5 estrellas de la avenida Central, y en las salas de bingo del centro, Rawson y Caucete. Son unos 72 en total.

La concesión del juego, que en la práctica significará el traspaso a manos privadas, será por 20 años. Pero el Estado conservará la facultad de conceder la explotación de juegos de casino fuera del Gran San Juan. Algunas alternativas a la vista podrían ser Iglesia y Valle Fértil. Además, la Caja seguirá manteniendo la tarea de control con fiscalizaciones y auditorías periódicas cuya modalidad será establecida en el acuerdo.

Para establecer el canon mensual que deberá pagar la concesionaria, según el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo, "se deberá tener en cuenta el resultado económico neto de la actividad de casino correspondiente al último semestre previo a la firma del contrato".

Es decir que se tomarán los ingresos menos los gastos y pagos de los últimos 6 meses.

Según fuentes oficiales, los ingresos brutos mensuales oscilan en los 3,5 millones de pesos. De ese monto hay que deducir los gastos para determinar las utilidades.

"Vamos a tener especial consideración al momento de negociar el canon de que no se vea afectado económicamente en lo más mínimo el ingreso de dinero a las arcas del Estado", dijo Guillermo Ruiz Alvarez, presidente de la Caja de Acción Social.

No será la primera vez que la Provincia concesione la explotación de una actividad. En 1988 el Ejecutivo Provincial firmó un contrato de concesión con la firma Nogaró San Juan SA para que se hiciera cargo de los servicios de hospedaje, bar y restaurantes del hoy Gran Hotel Provincial y del Hotel de Pismanta.

El proyecto de ley ingresó en la sesión del jueves y pasó a las comisiones de Legislación y Asuntos Constitucionales, que ahora preside Daniel Tomas, y de Hacienda y Presupuesto, que lidera Javier Ruiz Alvarez. Y mañana, a las 9:30, tendrá lugar la primera reunión para avanzar en el análisis del proyecto. Para explicar algunos detalles y hablar de la parte legal asistirán el presidente de la Caja, Ruiz Alvarez, y la asesora letrada de Gobierno, Ana María Alcoba.

Las razones para esta decisión y justo ahora son que por acuerdos previos el manejo de las máquinas tragamonedas y de las ruletas electrónicas como así también el procesamiento de las apuestas de las agencias de quiniela, actualmente bajo la órbita de IVISA, vencen el 8 de octubre de 2016. Mientras que el plazo de explotación de los juegos, fuera de la ruleta, juegos de paño y bingo, en el Del Bono Park, es por 20 años y vencerá en el 2028.

Por eso en el Gobierno hablan de la necesidad de unificar todos los plazos de concesión por 20 años, a contar desde la firma del contrato. Y es porque entienden que si la empresa no tiene certeza de lo que ocurrirá con el manejo de las máquinas y las apuestas no va a encarar las inversiones necesarias para completar la oferta de juego.

Además, en lo que respecta a los juegos de paño y carteado en el casino, que ahora explota la Caja de Acción Social, se han visto afectados porque por la ley de emergencia el Estado no puede designar gente ni cubrir las vacantes que se producen por fallecimiento o jubilación del personal. Así, dicen, el servicio se ha ido desmejorando. Y por eso quieren que la empresa se haga cargo de los empleados.

Según el nuevo convenio, IVISA tendrá exclusividad para la explotación del juego, excepto la quiniela, en Capital, Rivadavia, Chimbas, Santa Lucía y Rawson.

La empresa deberá hacerse cargo de toda la explotación operativa y económica de los juegos, lo que implica la venta y recaudación, el pago de premios y del personal.

Sobre los empleados, la concesionaria deberá absorber a todo el personal, a excepción de lo que estén por jubilarse o se hayan acogido al Programa de Empleo Público Acordado (PEPA) o que no quiera ir a la empresa privada. En este último caso quedarán en el Estado y serán reubicados en algún área oficial.

Comentá la nota