Es "casi unánime" el consenso para bajar la concentración de medios

El jefe de Gobierno afirmó que "estaba de acuerdo" con la reforma de la ley de la dictadura, pero cuestionó el tratamiento del oficialismo. Dijo que las audiencias fueron una "farsa" y que Diputados "violó los plazos". Los K no cambian ni una coma.
El mismo día que el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual ingresó al Senado, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, admitió que "estaba de acuerdo" con la reforma de la Ley de Radiodifusión para que haya "un menor nivel de concentración".

Según Macri, el kirchnerismo exige que "hay que hacerlo como nosotros decimos, a la velocidad que nosotros decimos, y al que no le gusta, que se joda. Y los gobernadores a votar, porque, si no, no les refinancio las deudas".

"Estoy cansado de este atropello, de este maltrato, de buscar la trampa al sistema. Ha sido muy desgastante todo este proceso de casi siete años. La población llegó a un hartazgo, no lo puede entender", indicó en declaraciones a las radios Mitre y Continental.

El oficialismo no piensa modificar ni una coma al proyecto de Medios aprobado por Diputados. El rionegrino Miguel Ángel Pichetto fue el encargado de transmitir la decisión del kirchnerismo a los principales bloques que integran la Cámara alta. La negativa a cumplir el papel revisor, que la Constitución le asigna a la Cámara que no inicia un trámite parlamentario, es producto de una orden expresa que la Presidenta le transmitió a Pichetto después del voto de la Cámara baja.

Después de haber leído la media sanción votada en Diputados, el titular de la bancada radical, el mendocino Ernesto Sanz, advirtió a Pichetto sobre la existencia de más de una falla en el proyecto. Desde aspectos formales a otros de carácter jurídico.

El senador socialista Rubén Giustiniani afirmó este lunes que la posición de su partido, cuyos diputados votaron a favor del proyecto, respaldarán la norma cuando se vote en particular en la cámara alta sólo si se modifican dos artículos, los referidos a la autoridad de aplicación y al lapso para la adecuación de los medios a la nueva legislación.

Para Macri, la población "no está de acuerdo con la forma en la que se conduce, y quiere un cambio", y que el Gobierno plantee "'me importa tres cominos lo que opina la gente, yo hago lo que a mí me parece'. Es una locura".

"Las audiencias fueron una farsa, no se tuvo el tiempo para expresarse, no participó la suficiente cantidad de comisiones, el texto llegó después de tomar la decisión en la comisión, en el recinto algunos lo tenían y otros no, violaron también los plazos", enumeró.

El jefe comunal destacó que "uno se cansa, llega un momento en el que decís 'por qué tanto daño, por qué tantas ganas de hacer las cosas de esta manera'. Nadie dijo 'no vamos a reformar la ley', todo el mundo estaba de acuerdo, 'vamos a reformar la ley'. Hay un consenso casi unánime de un menor nivel de concentración, pero no de esta manera".

"Sería mejor más equilibrio. Que el poder esté distribuido en todos los campos de la vida es mejor. El poder es un instrumento que bien utilizado genera una mejor calidad de vida para todo el mundo, mal utilizado genera abusos y sometimientos", indicó.

ARGENTINA, PERÚ, BRASIL. El presidente de Boca Juniors señaló: "¿Cómo alguien va a redefinir su situación en un año, y no vas a tener respeto por los derechos adquiridos? Tenés que construir credibilidad. Gracias a estos señores, la gente va a poner sus fábricas en Perú que en Argentina. Eso era impensado antes. Brasil es una aspiradora de inversiones, la inversión es trabajo".

"Estamos yendo a la retaguardia absoluta en Latinoamérica. En Brasil la gente cree que si uno va, el señor Lula y todo el sistema institucional, y el que vendrá en lugar de Lula, no va a cambiar nada, va a continuar lo que hizo Lula", advirtió.

Macri aseveró que "acá la gente se pregunta '¿qué va a decidir ahora el kirchnerismo? ¿después de esto va a querer quedarse con las plantas de pollo, con la energía?'".

Comentá la nota