Casi todos los partidos, en aprietos para jugar en 2011

En 2007, 13 de 15 no llegaron al piso de votos que exigiría la ley de internas para pasar a la general.
Tomando como referencia los resultados de las elecciones provinciales 2007, 13 de las 15 fuerzas políticas que se presentaron corren peligro de no poder participar en las de 2011. Esto, porque la ley que fijará el sistema de internas abiertas que se espera aprobar este año establecería al menos un 3 por ciento del padrón electoral como piso de votos obligatorio para pasar luego a la elección general; y sólo 2 consiguieron esa cantidad hace un par de años. Las de menos caudal de sufragios se ven casi obligadas a armar un frente y hacer una interna única para sobrevivir (Ver página 3).

El proyecto de internas abiertas o primarias está esperando en la Cámara de Diputados. Según el gobernador José Luis Gioja, será uno de los primeros temas en ser tratado este año, luego de ajustar algunos puntos en función de la reforma política que aprobó el kirchnerismo a nivel nacional el año pasado.

El piso mínimo de votos en la primaria es un aspecto clave, porque el que no llega se queda afuera de la elección general. Y para un partido, no participar en las urnas es sinónimo de empezar a desvanecerse en la consideración de la opinión pública y en consecuencia, bordear el fantasma de la desaparición del mapa político.

La iniciativa giojista establece actualmente que el piso deberá ser del 5 por ciento de la cantidad total de electores. Sin embargo, fuentes calificadas dijeron que una de las posibilidades que se baraja es bajarlo al 3 por ciento.

El desafío se entiende mejor con números. Si el padrón, por ejemplo, es de 100 mil electores, un partido deberá sumar 3 mil votos en su propia elección interna de candidatos. Con la dificultad que, a diferencia de la Nación, en las internas partidarias en San Juan se estima que no será obligatorio para la gente ir a votar.

Se hace difícil medir el nivel de representación de los partidos políticos en forma individual, porque en las últimas contiendas la mayoría fue en frentes. De todos modos, las de 2007 ofrecen un panorama que bien podría servir de base de proyección. A juzgar por el escrutinio de ese año, cuando votó algo más del 73 por ciento de electores, casi todos están complicados de cara a lo que se viene.

De las 15 fuerzas que se presentaron en el cuarto oscuro, sólo el Frente para la Victoria, con Gioja a la cabeza, y el Frente para el Cambio, que llevaba a Basualdo, pasaron el 3 por ciento. Con el condimento de que se posicionaron entre los primeros por el liderazgo de sus candidatos a gobernador y no sólo por la amalgama que armaron.

El PRO y el bloquismo fueron los siguientes, pero no llegaron al límite. Los macristas consiguieron el 2,23 por ciento de los votos en comparación al padrón total. Y al partido de la estrella, aunque fue dentro del oficialismo, el escrutinio lo muestra en forma separada y apenas sacó el 2,70 por ciento.

Los otros que llevaron candidato a gobernador, estuvieron muy por debajo. Siempre en relación al padrón de electores, la Coalición Cívica obtuvo un 1,4; el frente UNA -que incluyó a una fuerza centenaria como la UCR- apenas alcanzó el 1,7; Dignidad Ciudadana sacó un 1,4; la histórica Cruzada Renovadora 2,1; la Concertación Popular se quedó con el 0,55; y el MST terminó con 0,39.

El resto fueron partidos departamentales que adhirieron a los que presentaron candidato a gobernador. Pero lo cierto es que quedó en evidencia que sin un frente, se les haría extremadamente difícil jugar en las ligas mayores porque estuvieron lejos del 3 por ciento. Entre ellos, el partido Participativo Popular, el Movimiento Independiente Participativo, el Modein, la Alternativa Cívica y el Movicom.

En el Congreso Nacional, el tema causó tanto revuelo con los partidos provinciales, que el kirchnerismo accedió a bajar el porcentaje mínimo de votos del 3 al 2. Esto significa que las fuerzas políticas que quieren jugar en la próxima contienda presidencial, que incluye también senadores y diputados nacionales, previamente deberán conseguir que a sus internas para elegir candidatos vaya a votar, al menos, el 2 por ciento del padrón total de electores.

La definición en San Juan todavía está abierta. Gioja planea llamar en el receso de verano a los partidos de la oposición para terminar de consensuar el proyecto de internas abiertas que se debatirá en el recinto de Diputados y no se descarta que los que acepten la invitación, pongan sobre la mesa de discusiones el tema del mínimo de votos.

Comentá la nota