En casi toda Catamarca si, en La Paz, Santa María y F. M. Esquiú no

La dirigencia radical de toda la provincia debe tomar nota de lo que sucede en el interior, donde surgen rebeliones políticas contra decisiones de superpoderosos, acostumbrados a hacer lo que sencillamente les viene en gana con la cosa publica. En Santa María y Recreo, la dirigencia radical ya se reveló contra los candidatos elegidos a dedo en 2007. En ambos distritos se perdió la intendencia. Ahora se reveló Fray M. Esquiú.
Hay muchos antecedentes de las decisiones equivocadas, en materia de selección de candidatos, que se toman en el Frente Cívico Social. Para muestra solo bastan algunos pocos nombres, Juan Carlos Balverdi, Marita Colombo, Víctor Luna, entre otros.

Se trata de candidaturas que surgen no del consenso general de las comunidades que supuestamente representan, son resultado de la imposición de superpoderosos del frente gobernante, a quienes poco les importa lo que piensan los dirigentes que deben trabajar para instalarlos en la Cámara de Diputados, Senadores, concejalías o intendencias; menos aún les importa lo que piensan las comunidades.

Aunque la mayoría de las veces pasan, ese abuso de estas prácticas indignantes de ubicar en candidaturas importantes a gente de confianza, esposas, hijos o la insistencia de muchos nombres a todas luces impresentables, ya tuvo la peor de la respuesta posible, no de la población en general, sino de la propia dirigencia radical que no acata a rajatabla lo que deciden otros, en la Capital.

Pasó en el 2007, en Santa María y Recreo. En la elección de marzo de ese año se debía elegir nuevos intendentes en ambos municipios. Los elegidos generaron tal reacción contraria entre la militancia que les arruinaron los resultados, permitiendo que ganaran los candidatos de la oposición, Anderch y Pólit respectivamente.

La misma crisis se vive por estos días en el departamento de La Paz, donde como resultado de acuerdos de cúpulas, una supuesta mesa de consenso determinó la nueva reelección en una banca del Senado, del afiliado menos considerado del este provincial, Víctor Luna. Ya hubo disturbios con esta reselección, y el final de la historia está prácticamente cantado.

Y hora pasó en Fray Mamerto Esquiú, donde la dirigencia radical se reunió para oponerse a posible postulación de las esposas del intendente Humberto Valdez y el senador Carlos Acevedo (felicitaciones para ese radicalismo que se revela).

La practica de ubicar esposas, hijos, primos, toda la parentela en realidad, de insistir con re-re-reelecciones, es una práctica común en muchos departamentos del interior, y aunque en la mayoría la dirigencia acata disciplinadamente lo que otros deciden, comienza a notarse peligrosas rebeldías que deberían considerarse en los centros de poder real.

Comentá la nota