Casi el 90% de los riojanos observa que la pobreza aumenta

Porque la sufren o porque advierten lo que ocurre a su alrededor, para la mayoría de los riojanos la pobreza sigue siendo la principal consecuencia de las políticas económicas y sociales. En una franja importante de la población hay temor a perder el trabajo o a reducir sus fuentes de ingresos. Y poca expectativa sobre una evolución favorable inmediata.

La gente observa con resignación que los niveles de pobreza en La Rioja, donde se repite lo que está ocurriendo a lo largo y a lo ancho del país, siguen en aumento y alcanzan cada vez a mas y mas familias.

Un estudio realizado durante setiembre pasado por la consultora local Tendencias Argentinas, arrojó como resultado que el 89,5 por ciento de los riojanos percibe que la pobreza es un flagelo en permanente crecimiento. De ese total, mas del 70 por ciento entiende que el crecimiento de la marginación social ‘es alarmante’ y poco menos del 20 por ciento cree que ‘no es tan alarmante, pero se extiende’.

El estudio de la consultora se realizó sobre 600 personas de ambos sexos entrevistadas a domicilio en 18 barrios de la capital, la mayoría de ellos situados en la zona periférica y de menores posibilidades económicas.

El informe redactado por Tendencias Argentinas, precisa en sus partes mas salientes que ‘en una franja importante de la población hay angustia por temor a perder el trabajo o, en el caso de quienes realizan changas eventuales o son independientes, temen que se reduzcan sus ingresos por falta de demanda laboral".

Además, se ha observado "poca expectativa sobre una evolución favorable inmediata, incluídos los sectores vinculados de modo directo o indirecto con el empleo público, donde la meseta salarial -frente al aumento constante del costo de vida- fomenta la pobreza y la marginalidad social".

El trabajo de Tendencias Argentinas "es anterior al incremento anunciado por el gobierno que llevó el sueldo mínimo de bolsillo a 1.420 pesos, pero el escaso porcentaje de aumento no habría producido demasiadas variaciones en cuanto a la percepción de la gente sobre su propia calidad de vida", reseña la encuestadora.

"La opinión pública ve con escaso optimismo el futuro inmediato porque no encuentra salidas laborales ni mejores horizontes de empleos. Salvo alguna excepción en el rubro de la construcción o en cierto nivel del comercio, el resto es pesimista con respecto a una mejora en su situación social y económica y, además, advierte que existe un techo imposible de superar por falta de ofertas", remarca Tendencias Argentinas entre los puntos mas importantes de su trabajo.

Comentá la nota