Casi el 30% de los hechos delictivos de la ciudad corresponde al robo de motos.

El dato surge del mapa del delito que lleva adelante el Multimedios LA VOZ, a través de su versión on-line. La importante cifra coincide con la ola de robos de ese tipo de rodados en el ultimo tiempo. El viernes último se recuperaron más de 40 motores de ciclomotores con números adulterados.
La gran cantidad de hurtos que se ha notificado en los últimos días a través de las denuncias policiales se ve representada en el Mapa del Delito que lleva adelante este diario en su versión on-line. La cifra es contundente y se aproxima al 30% de los 152 hechos registrados en lo que va de este año. El informe elaborado a través de la estadística que lleva adelante el periodista Diego Martínez, responsable del almacenamiento de datos surgidos de fuentes oficiales y extraoficiales, es por demás esclarecedor.

Si bien se trata de hechos que no necesariamente están vinculados unos con otros, ciertas condiciones se repiten: la mayoría se da en horas de la noche, en rodados que se encuentran estacionados al frente de un domicilio.

La preferencia de los delincuentes no es muy variable, ya que en la mayor parte de los casos se trata de ciclomotores o motos de baja cilindrada, más vulnerables a la hora de manipular y sustraer.

A la hora de hablar de las zonas más afectadas, la mayor cantidad de hechos se da dentro de las cuatro avenidas.

En total se han cargado al mapa 152 robos en total en lo que va del 2009, entre oficiales y extraoficiales, de los cuales al menos 41 corresponden a la sustracción, lo que ubica a los ciclomotores como uno de los blancos preferidos de los delincuentes, puesto que casi el 27% de los delitos se corresponden a la sustracción de este tipo de rodados.

Destino: desarmaderos

El viernes en horas de la mañana tuvo lugar un megaoperativo policial en un taller clandestino de motos ubicado en Rauch al 1500 donde se procedió al secuestro de 10 motos completas, 45 motores con sus números adulterados, cuadros y cientos de repuestos, quedando imputado el responsable del lugar.

Curiosamente los motores, cuyos números estaban adulterados, secuestrados en el procedimiento encabezado por el titular de la dependencia de calle Beiró superan en número al registro de robos de motos que se tienen en este registro.

Comentá la nota