"Es casi fascista hacer propaganda política con la obra pública"

Surgido como un cuadro interesante del sector agropecuario, se manifestó en contra de los cortes de ruta y al mismo tiempo comenzó una activa participación en actividades comunitarias. Desde el espacio político al que pertenece propone terminar con el clientelismo, concursar los cargos técnico municipales, reactivar la carrera municipal y descentralizar el manejo del Ejecutivo, con participación de la comunidad en la elección de los delegados.
Si hay algo positivo que dejó el conflicto entre el Gobierno nacional y el sector agropecuario fue la aparición del compromiso de gran cantidad de integrantes de ese sector respecto al manejo y la administración de ?la cosa pública?. Si bien José Ansaldo integró en 2007 la lista de Unión Pro, este año ocupa un lugar importante y sin dudas se erige como un cuadro interesante entre nuevos actores políticos en el distrito. Fue uno de los productores que se opuso al corte de ruta como elemento de combate y siempre abogó por el diálogo y en esa lucha surgió el compromiso social que lo llevó, junto a otros productores, a entregar carne gratuita a los jubilados. Aclara que esa acción no se realizó para quedar bien ante la sociedad, sino que fue hija de la toma de conciencia de que hay muchos sectores de la comunidad que no la están pasando tan bien.

José Ansaldo, candidato a concejal en segundo lugar por Unión Pro.

En plena campaña electoral, con el desgaste que implica estar de la mañana a la noche recorriendo los barrios y las localidades del distrito, Ansaldo dialogó con Nuevo Día sobre la campaña de Unión Pro, de los prejuicios que quizás deben afrontar frente a ciertos sectores de la comunidad, de las expectativas reales de lograr una concejalía y fundamentalmente de las propuestas que tienen. Respecto a este último punto, gran parte de ellas apuntan a realizar modificaciones radicales en ciertas estructuras del municipio. Descentralización de la gestión, democratización en la elección de delegados, carrera profesional municipal en los empleados y concurso de antecedentes en los cargos técnicos son las propuestas que destacó el candidato en segundo lugar, detrás de Guillermo Carlos Urruti.

Participar sin estigmas

Ansaldo dice haberle consultado al rabino Sergio Bergman si era conveniente comenzar a participar como ciudadano directamente en un partido político. Tras haber encontrado una respuesta, si se quiere afirmativa, se sumó a Unión Pro. "En este espacio encontré un lugar para trabajar, no tenía una visión ideológica del tema, sino que primó el hecho de aportar mi trabajo a la sociedad. Creo que a estos 25 años de democracia le faltaron una conciencia cívica más fuerte de parte de todos nosotros. Faltó ciudadanía, no formamos ciudadanos", explicó.

- ¿Puede leerse que este año la consigna es ?participemos todos? a diferencia del 2001 que gran parte de argentinos reclamaba ?que se vayan todos??

- Puede ser. Ahora vemos como muchos que no estábamos activamente en política somos candidatos. Lo importante, más allá del partido político, es que en 2001 decíamos que se vayan todos pero los ciudadanos se volvían a sus casas y se quedaron todos los políticos. Como ciudadanos fue una irresponsabilidad. Lo importante es que la gente que tuvo una educación, que tiene sus necesidades básicas satisfechas tiene muchas más obligaciones que aquella que están más relegadas. Nosotros por ocupar un lugar, en algunos aspectos, más privilegiados, tenemos que dar más a la comunidad. Tenemos que dejar de mirarnos el ombligo y pensar en todos.

- ¿Sienten una especie de estigma algunos de los integrantes de la lista de que algunos sectores de la comunidad los identifican como ?los del campo? y esto les puede llegar a restarle votos? Quizás por relacionarlos a una clase social alta.

- Puede ser. Igual no sentimos eso como estigma. Creo que puede ser una estrategia del resto de los partidos, de la corporación política. En el conurbano que lo use el Gobierno para hacer campaña, es entendible, pero en Coronel Suárez hablar del campo no es nada raro. Somos un distrito agropecuario. ¿Cómo no va a haber gente del campo en la política? Desde el intendente, que es productor, o al menos antes de ser jefe comunal y empresario de la construcción fue productor, hasta otros que son proveedores o comerciantes, de modo que estamos relacionados a la actividad agropecuaria. El mensaje es que no tenemos que dividir a la sociedad si queremos hacer un Suárez más grande y un proyecto para todos. Obviamente tiene que haber gente de todos los sectores representada, pero no tenemos que usar el mensaje de división. Si lo hacemos estamos instalando un clima que nunca reinó en este distrito. La relación de la gente de campo con sus empleados es muy distinta a la que tienen en las ciudades los empleados con sus jefes. Antes de ser productores, comerciantes o profesionales, somos vecinos.

"Terminar con el clientelismo"

Consultado sobre las principales propuestas que presentarán en caso de obtener una banca, Ansaldo se explayó sobre tres o cuatro proyectos que responden a una modificación radical en la estructura de ciertas áreas de la administración municipal. Comenzó por la proposición de abolir el clientelismo. "Creemos que es uno de los puntos por los cuales no se resuelven. El clientelismo es la forma discrecional con que se manejan y resuelven los problemas de la gente. En todos los aspectos del municipio, planteamos una descentralización de la acción municipal, con hincapié y ayudando a reforzar las instituciones intermedias", comenzó diciendo.

Abogó por un fuerte protagonismo de las delegaciones municipales, cuyos representantes deben elegirse con una importante participación de los vecinos. "La interacción del Ejecutivo y el Concejo Deliberante deben darse con las juntas vecinales y las instituciones representativas de cada barrio. Después hay un sector como acción social, gente que trabaja en este sector pero que está afuera de un plan para el desarrollo del distrito. Ellos van a ser la garantía de que los fondos que se destinen y el trabajo que se haga sea en forma eficiente y transparente, erigiéndose como el contralor del Ejecutivo", manifestó.

Fue enfático respecto a la centralidad que entabla en el intendente Moccero cuando le solicitan ayuda o piden cosas. "No puede ser que haya un palacio municipal y cualquier persona del distrito que deba resolver algo deba venir acá y que la ayuda sea personal de alguien que le soluciona el problema. Es un derecho que tiene la gente que los funcionarios resuelvan problemas, pero en esa solución los vecinos tienen que sentirse parte, porque si el vecino ve que su participación tiene que ver con la solución se acaba el clientelismo", indicó.

Y yendo más allá en este punto, Ansaldo no tuvo reparos en decir que "nos parece inmoral el uso de los fondos públicos para hacer propaganda. Puede ser un simple detalle, pero voy a proponer que se prohiban los nombres de los funcionarios en los carteles de la obra pública. Eso es inmoral, te diría que es casi fascista".

Concursar cargos y descentralizar

Con relación a otras de las propuestas centrales de Unión Pro, el candidatos a concejal en segundo lugar se refirió a la importancia de implementar una carrera municipal para los empleados y concursar los cargos técnicos. "Hay que desarrollar una carrera municipal y los puestos técnicos deben ser concursados y desempeñados por profesionales, incluso deben durar más que el mandato del intendente. Una cosa es el funcionario político, que el intendente tenga su equipo, pero hay puestos técnicos que deben ser ocupados por los profesionales más capaces y que renueven su puesto cada seis años con un concurso público. De este modo vamos a lograr una continuidad que ahora está dada porque el intendente lleva 14 años, pero en una situación normal no se daría porque no existe el cargo por concurso", comentó.

Al mismo tiempo propone que los empleados puedan hacer carrera dentro del área al que ingresa, que un joven que entra como cadete pueda ascender en base a capacitación y méritos.

La última parte de la nota estuvo dedicada a responder sobre las expectativas reales de obtener una banca o dos de cara al 28 de junio. También se le preguntó si la variedad de propuestas no terminaba favoreciendo al oficialismo.

"Respecto a las encuestas, nos han llegado números desde afuera. A nivel local no hicimos porque no tenemos dinero para hacerlas. No nos baja dinero de parte de De Narváez, afrontamos la campaña con dinero que aportamos nosotros y algunas personas que colaboran. Tenemos un buen intercambio con la gente, estuvimos en Huanguelén el jueves y hoy (por ayer) en Pueblo Santa María y nos vemos bien posicionados. Obviamente corremos en desventaja frente al Intendente, que hace la campaña solo, con la obra pública, ya que no se ven los candidatos; pero la gente sabe que hay mucha dádiva y apriete respecto al voto por parte del oficialismo. Hay un vuelco hacia los partidos nuevos, las otras son las mismas caras de siempre. Hemos hecho un sondeo y somos optimistas, consideramos que podemos llegar a ser la segunda fuerza en Suárez", concluyó.

Comentá la nota