En el NOA casi no avanzan las causas por delitos de "lesa humanidad"

En los tribunales federales de las provincias del noroeste argentino las causas por delitos de "lesa humanidad" avanzan muy lentamente hacia los juicios orales en relación a lo que se observa en otras regiones del país.
Una red de noticias de derechos humanos advirtió que la conformación de tribunales y los apartamientos de jueces nombrados ha hecho que "en Tucumán, Salta, Santiago del Estero y Catamarca, la impunidad siga adelante".

El juicio que el Tribunal Oral Federal de Salta realiza por el secuestro y asesinato del escribano Aldo Melitón Bustos -interrumpido hasta febrero-, fue durante 2009 la excepción de la regla de las provincias del noroeste, donde ninguna otra causa fue elevada a juicio.

De esta manera, las cuatro provincias del norte quedaron prácticamente fuera de los registros de una Unidad de Superintendencia para Delitos de Lesa Humanidad de la Corte de Justicia, que concluyó que en 2009 hubo en todo el país un 70% más de condenas que en 2008.

El informe de la red de noticias de derechos humanos mostró un panorama más negativo. Alertó sobre la "llamativa morosidad" de la Justicia Federal de las provincias de la región, a más de cinco de la anulación de las leyes de punto final y obediencia debida, que "beneficia a los imputados militares, policiales y civiles".

En el caso de Salta, los organismos de derechos humanos cuestionaron el "parate" de las causas por la masacre de Palomitas, y el secuestro y desaparición del ex gobernador Ragone, en las que "no hay ninguna señal que modifique esa morosidad", salvo el proceso que inició el Consejo de la Magistratura al juez federal Miguel Medina, por un posible mal desempeño de sus funcione.

Mientras, en la causa Palomitas, los 53 cuerpos y las 10.600 fojas del expediente no lograron un significativo avance de la causa desde que hace dos años fue procesado el ex director de Seguridad de la Policía salteña, Joaquín Guil. Luego de dos años con prisión preventiva, la Cámara tuvo que "renovarle" la medida: entre otros argumentos, tuvo en cuenta el impacto social que hubiera producido la liberación por el cumplimiento de plazos previstos en el Código para prisiones preventivas.

La red también cuestionó la decisión del Tribunal Oral Federal de Salta que preside Roberto Frías, de interrumpir, por cuestiones humanitarias, el juicio a Carlos Arias y Luis Ángel Zírpolo. Hasta Febrero, Zírpolo volvió a su prisión domiciliaria, en Tucumán, y Arias, a Campo de Mayo.

Comentá la nota