Casi 50 astiqueños fueron evacuados por una crecida

Casi 50 astiqueños fueron evacuados por una crecida
Están alojados en una escuela. Además, se cortó el agua potable en la zona.
Con las fuertes lluvias que comenzaron la noche del lunes y continuaron en la madrugada de ayer en Valle Fértil, el río Astica se desbordó e inundó varios pueblos vallistos, dejando un saldo de casi 50 personas evacuadas. Además, todo Astica se había quedado sin agua potable, por daños en el acueducto. Al cierre de esta edición permanecían en esa situación y era más preocupante aún por las lluvias y lloviznas que caían en el Gran San Juan. Además, el Servicio Meteorológico Nacional pronosticaba para hoy nuevas precipitaciones.

Ayer por la mañana 9 familias, de 47 personas en total, tuvieron que ser evacuadas hasta la escuela Benito Lynch, en Astica, por personal policial y del puesto sanitario del lugar. Recién a las 6 de las mañana, personal del municipio, Salud Pública y la Policía pudo llegar hasta los sitios afectados porque la ruta 510 estaba cortada por el lodo que bajó. Ninguna persona tuvo daños físicos, pero sí perdieron muebles que se llevó el agua y, en algunos casos, hubo derrumbes en viviendas.

Las zonas afectadas fueron Bajos de Astica y Baldes de Astica y un sector del pueblo de Astica. Sobre estos lugares llovió y, con más intensidad, sobre las sierras linderas de Riveros y Elizondo. El agua bajó por las sierras y desbordó el río, inundando las casas de la gente que vive en sus inmediaciones. Durante la mañana de ayer la gente fue trasladada a la delegación municipal astiqueña, para que continuaran con normalidad las clases en la escuela que se usó por unas horas como albergue.

La ayuda tardó en llegar por las condiciones del camino. Alrededor de la 1 de la mañana de ayer la ruta 510 que une San Agustín, la villa cabecera del departamento, con los sitios afectados, estaba intransitable. A las 6 el Municipio pudo llevar alimentos, ropa y nailon. Usaron una motoniveladora que tiró de los autos y camionetas para que pudieran cruzar por el lodo que dejó el río Las Tumanas, que también tuvo una suba en su caudal, pero que no afectó viviendas. Luego, limpiaron con maquinarias ese sector para dejarlo transitable con precaución. Y Vialidad se encargó de habilitar el puente que pasa sobre el río Astica porque su creciente arrancó el guardarrail.

Al mediodía, personal de Energía San Juan ponía en su lugar los postes, que cayeron por la bajada de lodo y sedimentos, para habilitar la energía que cortó por precaución la noche anterior. Y desde el Ministerio de Desarrollo Humano enviaron camiones con colchones, calzado, frazadas y agua mineral a la delegación municipal. Daniel Molina, titular de la cartera, afirmó que hoy a primera hora, 10 trabajadores sociales relevarán las viviendas afectadas y la situación de sus habitantes para brindarles ayuda.

Comentá la nota