Casi 100.000 personas engruesan el índice de desempleo cada año

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaral), la recesión mundial se combina con la desaceleración en la creación de empleos en la Argentina.
El 96% de las personas que se incorporan al mercado laboral argentino están desocupados, advirtió un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). Según este análisis, alrededor de 103.000 argentinos se incorporan cada año a la población económicamente activa (vale decir, aquellas personas que tienen o buscan empleo), de las cuales sólo 4.300 están ocupadas. El resto, casi 100.000 personas, engruesan el índice de desempleo.

El instituto, que es presidido por Nadín Argañaraz, afirma que esta situación se produce por dos razones: la crisis financiera que estalló en casi todo el mundo hace ya un año y la desaceleración que ya se mostraba desde fines de 2007 en el mercado laboral argentino en la creación de empleos.

"La recesión económica ha tenido una fuerte influencia sobre el mercado laboral a nivel mundial. De hecho, se espera un fuerte aumento en el número de personas desempleadas, de trabajadores pobres y de trabajadores con empleos vulnerables", explica el informe, que destaca que para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se espera que el desempleo en el mundo aumente en el año 2009 con respecto a 2007 en una cifra entre 29 y 59 millones de trabajadores, con una caída abrupta de las oportunidades laborales.

Respecto del país, el Iaraf indica: "La tasa de crecimiento interanual del empleo se ha ido desacelerando. De crecer 5% interanual en el segundo trimestre del año 2006, se pasó a 4% en el año 2007 y en el año 2008 se creció 0,52%, para llegar al año 2009 con una tasa de incremento interanual del 0,04%".

"Este hecho que se refleja claramente en el mercado laboral como un todo y ya se venía advirtiendo en sectores clave (como la construcción y la industria manufacturera), que habían desacelerado marcadamente las tasas de crecimiento interanual del empleo, asumiendo los valores mínimos de las series desde el año 2003 para llegar a valores de destrucción neta de empleos", agrega.

El informe también advierte que el indicador de demanda laboral de las empresas, que se adelanta a los indicadores de empleo, muestra para el total de aglomerados urbanos de la Argentina que es de esperar que el empleo pueda seguir disminuyendo algo más. "Estos hechos plantean perspectivas que se pueden resumir en una tasa de desempleo esperada creciente, que puede llegar a ser del 11% a fines del año 2009" en toda la Argentina, proyectó la entidad presidida por Argañaraz.

Comentá la nota