Caseros APRUEBAN SUPERPODERES PARA QUE CURTO PUEDA AUMENTAR LAS TASAS HASTA UN 20%

Tras la aprobación de las ordenanzas impositiva y fiscal, el Concejo Deliberante facultó al ejecutivo municipal a aumentar en un 20% los tributos en el caso de considerarlo necesario.
Con la ausencia de los concejales oficialistas Daniel Lafuente y Juan Bolischki, y también de la edil Pro Soledad Martínez, y sin mayores contribuyentes del frente macrista, se desarrolló el último viernes por la noche la asamblea de mayores contribuyentes que definieron las ordenanzas fiscal e impositiva de Tres de Febrero.

Inicialmente, el bloque de cuatro concejales de la Coalición Cívica expresaron su oposición a facultar al Departamento Ejecutivo para aumentar las tasas cuando lo considere necesario.

Elina Rossi, presidente de bloque, manifestó el desconocimiento sobre las bases de las que se toman los porcentajes de aumentos.

El Presidente de la bancada oficialista, Jorge Urrutia, refutó la posición del Ari: "no hay que tener miedo si se faculta al ejecutivo a implementar un aumento en los tributos, porque Curto también es conciente del esfuerzo que hace el vecino en materia de cumplimiento tributario".

"Ante cualquier profecía negativa le oponemos el ejercicio responsable, sensible e inteligente de la política que lleva adelante nuestro intendente, por eso cinco mandatos consecutivos lo respaldan" leyó Urrutia.

En la ordenanza fiscal se propuso, en la voz de la concejal del PJ Nora Custodio, que la eximición de pago de tasas por servicios generales pase a un tope de $1700 de ingresos por núcleo familiar de jubilados y pensionados, lo que sería la suma de dos jubilaciones mínimas. A esto se opuso la Coalición Cívica dado que, estiman, de aumentar la jubilación minima durante 2010, quedarían afuera del beneficio la mayoría de los jubilados, por lo que deberían tomarse solo cifras porcentuales.

La fiscal fue aprobada en general y en particular por 17 concejales y 14 mayores contribuyentes, frente a cuatro votos negativos de los ediles del Ari y sus cuatro tributantes.

Sobre la ordenanza impositiva, se propuso desde el oficialismo un anexo sobre tasa por inspección de seguridad e higiene y otro sobre derecho de ocupación o uso de espacios públicos, con un polémico punto en el que se abonarán mensualmente por adelantado $50 por colocación de mesas en las aceras, y $80 mensuales por cerramientos para uso comercial en veredas, lo que en la voz del concejal Bazán manifestó: "más allá de que no esté reglamentado se tiene que pagar, no quiere decir que sea autorizado porque está prohibido".

Rodolfo Knittel exclamó en referencia a lo expuesto por Bazán: "hay un municipio paralelo funcionando, que mejor ejemplo que lo que dijo el concejal propinante ‘esto está prohibido pero igual se cobra’".

El concejal de la Coalición Cívica reclamó que como oposición no reciben respuestas acerca de cómo cobra los tributos el municipio, y denunció: "con el secretario (de hacienda) tenemos vínculos para hablar, de todas maneras la última vez me agravió el intendente en la secretaría mientras yo trataba de conversar con el secretario".

Luego, el hombre de Ciudad Jardín marcó falencias en lo que hace a la situaciones de habilitaciones, control de tributos en el distrito y fallas en la transparencia de gestión como el caso de vendedores ambulantes de fruta y verdura, antenas de telefonía móvil clandestinas, industrias en observación de categoría, entrega paralela de registros de conducir y certificados de domicilio.

En su argumento, y sobre el apartado de cerramientos de veredas para usos comerciales, Knittel afirmó: "no está permitido en Tres de Febrero hacer cerramientos en las veredas en espacios públicos, lo que debería ser una excepción que debería pasar por el Concejo Deliberante". Además el edil afirmó que existen en el distrito cerramientos con mamparas armadas con cemento y pantallas a gas que no cumplen las medidas mínimas de seguridad.

En contrapunto a Knittel, el concejal de Unión Pro Luis Martinelli aseguró no conocer irregularidades en lo que hace a habilitaciones "y no creo que el cerramiento se tome como una construcción de ladrillo, no soy conciente ni vi la estufa que marca el concejal Knittel, no veo porque no tienen que pagar el arancel si eso incrementa mayor poder de adquisición al negocio, e ingresos al municipio".

Aprobada también la ordenanza impositiva, concluyó la sesión ordinaria.

Comentá la nota