Cascón pide más auxilio

El gobierno municipal intentará obtener más adelantos de coparticipación y Aportes del Tesoro Nacional para lograr el pago del aguinaldo y los sueldos del mes de junio que totalizan 7.100.000 pesos. La planta política verá postergado su derecho por segunda vez. Lutz recordó que la aprobación de un presupuesto irreal provocó complicaciones.
La asamblea de trabajadores del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (Soyem) anunció formalmente el rechazo de la propuesta de pago del aguinaldo en cuotas que propuso el gobierno municipal. Así lo informó la secretaria general del Soyem quien señaló que los trabajadores quieren que "se nos pague el aguinaldo en tiempo y forma y en una sola cuota". "Esa es la decisión que tomó la asamblea", subrayó.

En diálogo con el Digital, el secretario de Gobierno y Economía, Federico Lutz, expresó que se trata de una decisión legítima de los trabajadores municipales y afirmó que el gobierno tendrá que "hacer una ingeniería financiera" para lograr el cumplimiento de sus obligaciones.

"Nadie puede hacer una crítica ante lo que dice la ley. La expresión del sindicato es acorde a lo que marca la normativa vigente y ahora el gobierno va a tener que hacer una ingeniería financiera para lograr el cumplimiento lo más apegado posible a sus obligaciones", sostuvo.

Respecto a las medidas a tomar, el secretario informó que harán uso "al máximo posible" del descubierto bancario autorizado por el Concejo Municipal y que, dada la situación financiera, solicitarán la prórroga de esta autorización que vencería en septiembre.

El gobierno deberá resolver antes del 7 de julio de qué manera se realizará el pago de 7.100.000 pesos que incluye el medio aguinaldo correspondiente al Sueldo Anual Complementario y los salarios del mes de junio. Según informó Lutz, el intendente Marcelo Cascón decidió realizar el cálculo de pago excluyendo el aguinaldo del sector político. De esta manera, sería el segundo aguinaldo consecutivo que no percibirían los empleados políticos del Concejo deliberante, del Tribunal de Contralor y del Ejecutivo municipal.

El secretario recordó que la autorización del giro en descubierto es de cerca de 7.000.000 de pesos, que "no tiene que ver con las necesidades del municipio sino con su capacidad de saldar el giro a fin de mes" y aclaró que el gobierno "no está en condiciones de utilizar el giro en su totalidad".

En este sentido, señaló que "hay un abanico de alternativas que debemos terminar de explorar para tomar una medida de acción de gobierno que sea informada al sindicato" dentro de las mencionó la redefinición del gasto público, la gestión de adelantos de la Coparticipación provincial y Aportes del Tesoro Nacional (ATN).

"Si no hacemos el giro en forma previsible y responsable convertiríamos una crisis financiera en una crisis económica para el municipio y esto no es lo que queremos", definió y subrayó su intención de "hacer medidas contenidas, responsables y previsibles para que la crisis no se profundice".

Respecto a la crítica situación económico-financiera del municipio, Lutz separó la cuestión salarial y reconoció que "no podemos eludir el análisis de esta situación".

"No les vamos a echar la culpa a los trabajadores por la situación del municipio, este tema no tiene que ver con el pago o el no pago de los salarios", expresó y manifestó que uno de los problemas del municipio es "estar tomando decisiones con un presupuesto de más de 200 millones de pesos que fue superado absolutamente por la realidad" y que requirió cambios en la administración que generaron complicaciones.

Finalmente, agregó que el presupuesto para el año 2010 -que tiene que presentarse en el Concejo Municipal en el mes de septiembre-, está en elaboración y permitirá la "previsión del futuro de las cuentas públicas".

"Se está empezando a caminar un rumbo para hacer lo correcto", concluyó Federico Lutz, quien realizó un fuerte alegato en la Audiencia Pública del presupuesto 2009 elaborado por el ex secretario Jorge Temporetti a quien reemplaza desde el 12 de mayo de este año.

Comentá la nota