Cascón apuesta a bajar la masa salarial.

Busca que no supere el 60% de los ingresos del municipio. Como contrapartida, en su gestión subió el gasto del personal político. El SOYEM alertó al Ejecutivo sobre los costos de los sueldos.
SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El gasto en salarios absorbe desde hace años una porción creciente del presupuesto municipal y el actual gobierno se propone torcer esa peligrosa curva, aunque las proyecciones elaboradas por Economía para el actual ejercicio parecen difíciles de cumplir. Con la anterior administración la incidencia de la masa salarial en el total de gastos fue cada vez mayor y se consolidó como un problema estructural de difícil solución.

En el presupuesto 2006 abonar los haberes del personal y las cargas sociales insumía el 69,9% de los ingresos del municipio y esa proporción creció al 72,9% en 2007 y al 79,4% en 2008.

De acuerdo al presupuesto 2009 que elaboró el intendente Cascón y aprobó en diciembre pasado el Concejo Municipal, la masa salarial sólo demandaría este año el 59,9% de los ingresos ordinarios previstos.

Pero estos últimos incluyen metas demasiado optimistas, como las de incrementar un 59,1% lo recaudado por tasa, un 142% la Tasa de Servicios y un 528% los ingresos por ejecución de contribuyentes morosos.

También aparece como irreal la perspectiva de mejorar un 12% los ingresos por coparticipación cuando, crisis mediante, en los últimos dos meses ese rubro registró una caída del 8%.

Similar efecto recaerá seguramente sobe la TISH, cuyo aporte depende directamente del volumen de facturación que registren los comercios y empresas de la ciudad.

Atender la masa salarial del municipio demandará este año, en términos absolutos y sin previsión alguna para aumentos, un total de 86,3 millones de pesos. Esa cifra representa un 26,7% de aumento respecto de 2008 y un 80,5% más que en 2007.

Pero quizá el dato más alarmante es la participación cada vez mayor que tienen en es total los sueldos del personal político. Durante el gobierno del ex intendente Icare, la progresión siempre fue ascendente.

Mientras que en 2006 la planta política absorbía el 5,6% de la masa salarial del municipio, en 2007 pasó a requerir el 7,7% y en 2008 saltó al 9%. La gestión Cascón no tomó medida alguna para revertir esa tendencia: en el presupuesto 2009 los sueldos políticos representan un 12,2% del total.

Días atrás el SOYEM esgrimió un tibio reproche sobre ese punto. En una nota dirigida al intendente el gremio cuestionó entre otras cosas la existencia de personal político "que no cumple funciones específicas y sólo genera altos costos salariales".

Mientras la masa salarial total crecerá este año un 26,7% respecto del anterior, para atender las remuneraciones de los funcionarios serán necesarios 10,1 millones de pesos (un 77% más).

La comparación impresiona todavía más en relación con los años anteriores. En 2006, por ejemplo, los sueldos políticos absorbieron apenas 1.800.000 pesos, de modo que en tres años el crecimiento alcanzará el 461%.

No obstante, según información obtenida por "Río Negro" en el departamento de Personal, Cascón no produjo un incremento llamativo en la planta política, ya que cuando accedió al gobierno figuraban en esa grilla 98 empleados y a fines de diciembre el número era de 109. La única explicación entonces es que el sueldo promedio de los funcionarios creció mucho más que el de los empleados de planta. De hecho todos los colaboradores que ingresaron con el actual intendente perciben remuneraciones medias y altas.

El secretario de Economía, Jorge Temporetti, le dijo a este diario que aspiran a consolidar un nivel de ingresos en el cual los salarios no representen más de un 60% de las erogaciones totales. "Para nosotros mantener esa ecuación está bien, independientemente de lo que pase en otros municipios", aseguró el funcionario.

Comentá la nota