Las casas de Uocra dependen del ánimo de una funcionaria del gremio: dicen que "está intratable"

Funcionarios del Instituto de la Vivienda le dijeron a los vecinos que "esperen 15 días, porque la responsable del área en Uocra es intratable". La empresa les paró las obras por falta de pago.
Parece increíble, pero en un país como la Argentina es toda una muestra de cómo se manejan las cosas: los vecinos del barrio Uocra con las casas paradas que este jueves se reunieron con funcionarios del Instituto de la Vivienda recibieron como respuesta un pedido de espera, porque la responsable de las viviendas en el gremio de la construcción "es intratable".

El planteo surgió cuando se entrevistaron unos diez vecinos del barrio con los funcionarios del Instituto de la Vivienda que vinieron este jueves a reunirse con los adjudicatarios de los sectores habitacionales con las obras paradas: Acupo III, por un lado, y Uocra, por otro.

En ambos casos las respuestas fueron poco ortodoxas: a los vecinos de Uocra, el subadministrador Gustavo Aguilera y la directora general Alicia Muñiz les dijeron que se van a entregar la mitad de las casas pendientes pero que para el resto "hay que presionar a (el titular de la mutual Acupo, Gustavo) Maroa para que las termine, porque es una persona poco confiable".

Y a los vecinos del barrio Uocra no les fue mucho mejor. De acuerdo a lo que indicaron fuentes de los vecinos, los funcionarios del Instituto les pidieron este jueves, en la reunión que tuvieron tras la que se hizo con los de Acupo III, que "esperemos entre 10 y 15 días para ver las gestiones que ellos pueden hacer".

En el intercambio, las autoridades les dijeron que "van a tratar de hacer gestiones con el Instituvo de la Vivienda de los Trabajadores, de la Uocra, que es la oficina del gremio encargada de la construcción de las casas, que es conducida por María Cristina Nieto".

¿La razón de los días de espera? Los vecinos escucharon el argumento casi con incredulidad: "vamos a tratar de hablar con esta mujer (Nieto), pero necesitamos unos días porque es intratable", oyeron casi sin creerlos los vecinos del barrio Uocra que vieron cómo sus casas llegaban casi hasta el final y se frenaban, hace 15 días, cuando la empresa constructora despidió al personal y frenó los trabajos, por falta de pago de la entidad gremial.

Comentá la nota