No más casas en bosques, pide Bomberos

Desde el Plan de Manejo del Fuego denuncian que, pese a sus recomendaciones, los intendentes permiten que se edifique en zonas de alto riesgo.
La temporada de incendios de este año comenzó en junio; hasta el momento, se quemaron más de 70 mil hectáreas de monte en toda la provincia, sin tener en cuenta la superficie perdida alrededor de Villa General Belgrano, que aún no fue cuantificada pero que sin dudas se trata de el foco más grande, según datos del Plan Provincial de Manejo del Fuego.

Cuando "las papas queman", los mayores perjudicados por el fuego son los municipios ubicados dentro de la "zona de riesgo de incendios de interfase", una franja que comprende 15 departamentos del oeste provincial. Los bomberos, mientras se empeñan en salvar vidas, reciben duras críticas de propietarios de viviendas y complejos turísticos localizados en zonas rodeadas de forestación –llamadas "de interfase"–, porque no consiguen salvar sus inmuebles de las llamas.

Sin embargo, cada año, antes de que comience la temporada de incendios, el Plan de Manejo del Fuego entrega en mano a cada uno de los intendentes y jefes comunales de la zona de riesgo una guía con recomendaciones para realizar una planificación urbana que minimice el riesgo de incendios forestales.

"Ni un solo municipio adoptó un ordenamiento territorial adecuado, por lo que se sigue edificando en zonas de monte en las cuales es muy difícil combatir las llamas", protestó Marcelo Colombatti, director del Plan Provincial de Manejo del Fuego.

¿De que se trata el ordenamiento territorial? Simplemente, de alentar las edificaciones fuera de zonas de interfase, o por lo menos, de garantizar que los bomberos puedan trabajar en esas zonas. "Si hay cabañas en medio del bosque, la protección que podemos brindar los bomberos se reduce en un 90 por ciento", aclaró Colombatti.

Por su parte, el director de Defensa Civil de la Provincia, Diego Concha, indicó que "cada vez hay más urbanizaciones dentro de la vegetación autóctona, por lo que cada vez tendremos que hacer más evacuaciones". "No pedimos que no se construya en zonas naturales, sino que se realice una construcción ordenada, con vías de acceso que permitan el ingreso de las autobombas; y que los dueños limpien adecuadamente el perímetro de sus casas", agregó Concha.

Carlos Paz, al rojo vivo. Ningún municipio pone en práctica las recomendaciones de los bomberos, pero como muestra basta un botón: el gobierno de Carlos Paz, por ejemplo, está construyendo 400 casas detrás del camino a Cabalango, una zona rodeada de forestación, donde en caso de incendio la tarea de los bomberos se vería seriamente dificultada. También en la villa serrana se sigue edificando sobre el cerro de la Cruz.

Privados, tampoco entienden. Bomberos de 57 cuarteles recorren, casa por casa, todas las localidades de la zona de riesgo. "En esas visitas domiciliarias realizamos un relevamiento mínimo de cada vivienda, y determinamos si cuenta con una adecuada autoprotección. De lo contrario, recomendamos limpiar los alrededores de maleza y mantener el pasto corto", indicó Colombatti, pero agregó: "Lamentablemente, tampoco cumplen con estas propuestas, y cuando el fuego llega con intensidad no lo podemos detener".

Aún quedan al menos dos meses con un alto riesgo de incendios forestales. Sin medidas de prevención, los bomberos seguirán enfrentándose con el fuego en un combate desigual.

Crearán juntas para hacer frente a las emergencias. "Córdoba tiene muchísimo riesgo", reconoce el director de Defensa Civil, Diego Concha. Por eso, después de la experiencia recogida en los incendios que azotaron la provincia, el gobierno busca conformar juntas permanentes de Defensa Civil en cada pueblo y localidad, para que las comunidades estén preparadas para enfrentar emergencias.

"Un gran porcentaje de las comunas no tiene conformada su junta de Defensa Civil", indicó Concha, y agregó: "Ante cualquier catástrofe, la primera respuesta proviene del propio lugar que la sufre".

Se busca crear planes de contingencias para casos de incendios forestales, inundaciones, tornados y crecidas de ríos. "La Policía y los Bomberos Voluntarios serán la columna vertebral en el manejo de las eventuales emergencias", concluyó el funcionario.

Comentá la nota