Casaretto pidió una asistencia universal para paliar la pobreza

El obispo que denunció el crecimiento de la desigualdad social estuvo en Mendoza. Se reunió con el Gobierno, empresarios y políticos. Se creará una mesa de diálogo local.
El problema no es nuevo pero la Iglesia logró instalarlo en la agenda pública. Ahora el presidente de la Pastoral Social, Jorge Casaretto, aseguró que para combatir la pobreza hace falta implementar de "manera urgente" algún plan social.Aseguró que una de las opciones más viables es otorgar algún tipo de subsidio universal.

Casaretto estuvo en Mendoza para presentar el documento por el cual los obispos sientan posición sobre la problemática de la pobreza en Argentina y buscan generar un nuevo espacio de diálogo sobre el tema de cara al Bicentenario. El obispo de San Isidro se reunió con el gobernador Celso Jaque y representantes de los sectores políticos, económicos y religiosos de la provincia.

Según aseguró el propio obispo invitado, todos se comprometieron a generar una nueva mesa de diálogo. Pero no hubo decisiones concretas y Jaque se comprometió a "volver a convocar" a todos los sectores.

"Me pareció muy importante que todas las fuerzas representativas de Mendoza se hayan podido encontrar", aseguro el representante del Episcopado, quien se dedicó a escuchar más que a hablar en la reunión. Luego propuso una de las posibles salidas para afrontar la coyuntura.

"Hay que ver cuáles son las determinaciones de carácter inmediato que hacen falta. Por ejemplo podría ser algún tipo de plan social concreto para afrontar ya mismo la problemática de la pobreza. Hay muchas iniciativas, una es un programa de carácter universal, como un ingreso universal por hijo, que podría ser una respuesta inmediata", detalló el cura, además de asegurar que hacen falta medidas "de mediano y largo plazo".

Los principales obispos del país realizaron gestiones en el Vaticano y lograron que el Papa Benedicto XVI hiciera propio su discurso sobre el "escándalo" de la pobreza en Argentina. Las palabras de la máxima autoridad de la Iglesia sirvieron para reinstalar el tema en la agenda pública. Ahora Casaretto se encarga de recorrer el país para llevar ese mensaje.

En la reunión de ayer en Casa de Gobierno estuvo Jaque, pero el Gobernador se retiró sin expedirse sobre el tema. El propio Casaretto debió oficial de vocero y aseguro que Jaque reconoció el problema.

"A mí me impresionó, lo primero que ha dicho el Gobernador es que él reconoce que esto es un problema urgente y que hay que afrontar", dijo Casaretto.

En el lugar todos hablaron de la gravedad del problema, pero nadie se animó a cuantificar la magnitud de la pobreza en Mendoza. Casaretto también evitó los números y sí hizo una salvedad y aseguró que "de ninguna manera" la situación es parecida a la de la crisis del 2001. El vicegobernador Cristian Racconto reconoció que hubo un aumento de la marginalidad en Mendoza.

"Hay un aumento de la pobreza como consecuencia de la crisis global.Ahora hay que seguir trabajando en una mesa de diálogo entre todos los sectores", dijo Racconto.

Entre los asistentes estuvieron RobertoIglesias, AlfredoCornejo, Jorge Nanclares y Arturo Somoza, además de distintos empresarios.

El recorrido de Casaretto terminó el el teatro de Luz y Fuerza, donde presentó oficialmente el documento "Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad", que fue elaborado por los obispos sobre finales del año pasado. En el auditorio estuvieron gran parte de los funcionarios de Jaque que tienen relación con la Iglesia.

El obispo criticó al "mundo de las finanzas" por generar la crisis y aseguró que en "Argentina se se han priorizado los intereses particulares". En su diagnóstico, dijo que "hemos pasado de un mundo ideológico a uno existencial y esto es bueno porque la ideología es alienante. Pero esta evolución no pudo ser acompañado por un alimento espiritual".

Comentá la nota