Casa de Tierra del Fuego, ¿un aguantadero político?

Los gastos en la planta política del Gobierno de Fabiana Ríos ya superan los gastos de sus antecesores. ATE denunció que la casa de Tierra del Fuego es lo más parecido a un "aguantadero político". Siguen ingresando diariamente al Estado "amigos" del poder.
Que el ARI haga del Estado provincial el principal empleador a costa de la actividad privada, no es una novedad, forma parte de la liturgia arista.

"El problema es que en el gobierno del ARI ningún ministro, ni siquiera la propia gobernadora, saben decir que NO", afirmó una alta fuente gubernamental en una especie de mea culpa, y que explicó a este medio que "si tomamos los gastos históricos del gobierno de Colazo o de Cóccaro, vemos cómo el Gobierno del ARI en términos relativos supera ya el gasto en planta política, algo que cuando el ARI era oposición criticaba todo los días".

Lo cierto es que la denuncia del abogado riograndense Alejandro "Jano" De la Riva, vinculada a la toma "discrecional" de personal tanto a planta política como en planta permanente, parece ir cobrando relevancia día a día con nuevos casos de incorporaciones.

Tal es el caso del delegado de ATE en Buenos Aires quien manifestó que mes a mes sigue arribando personal adscripto o comisionado que se suma además a los llegados como planta política. "Esta gestión desprestigió la labor de la Casa de Tierra del Fuego, a la que muchos hoy la tildan de aguantadero político", criticó Darío Orellana, quien además dijo que "por ejemplo, la gente que se está ocupando del Proyecto Joven es todo personal de planta política". Por eso, como informara TIEMPO Fueguino en su edición de ayer, no descartan retomar las medidas de fuerza para que se efectivice la mejora salarial pactada en un acta acuerdo, ya que consideran que si hay plata para ñoquis la hay para recomposiciones.

Como ya lo habíamos adelantado, ingresaron el sobrino de la gobernadora Fabiana Ríos para hacerse cargo del Proyecto Joven y el ex subsecretario de Medios, Bernardo Veksler, además de otras personas vinculas a funcionarios del ARI.

No hay plata para aumentos pero si para los acomodados

"Sigue ingresando personal de planta política a Casa de Tierra del Fuego. Es contradictorio que no haya dinero para los trabajadores pero que sí se sume más gente", precisó Orellana, quien además dijo que "esta gestión desprestigió la labor de la Casa de Tierra del Fuego, a la que muchos hoy la tildan de aguantadero político o de sucursal de ñoquis".

Los trabajadores de planta permanente de la Casa de Tierra del Fuego llevan adelante un reclamo desde hace varios para recibir un incremento salarial avalado por una acta acuerdo firmada por autoridades provinciales.

A pesar de ello, en Buenos Aires denuncian que lejos de cumplimentar con los acuerdos firmados, se incrementó considerablemente la cantidad de personal.

"Ante la reiteración de viejas políticas nosotros volvemos a estar en alerta para concretar una nueva asamblea la semana que viene y para profundizar las medidas de fuerza", advirtió el delegado gremial.

En cuanto al ingreso de personal en planta política, Orellana aseveró que "por ejemplo, la gente que se está ocupando del Proyecto Joven son recién ingresados. Ni siquiera los trabajadores de planta permanente pueden hacerse cargo de un proyecto así".

"Nosotros nos ocupamos de la parte funcional de la Casa de Tierra del Fuego, que es lo que necesita el fueguino que está en Buenos Aires. Acá tenemos derivados todos los días por cuestiones de salud y nos encargamos de conseguirle alojamiento, de ayudarlos e incluso de brindarles apoyo psicológico", explicó Darío Orellana, quien además precisó que "en cambio, el Gobierno nos manda gente de Río Grande y de Ushuaia que no conoce el funcionamiento de la Casa de Tierra del Fuego. En el Proyecto Joven, la mayoría son personas de planta política, no de planta permanente".

"Lo que nosotros decimos es que se nos margina y que este Gobierno toma nuestros lugares para meter a su gente. Sin ir más lejos, hay dos personas del Proyecto Joven que están utilizando partidas presupuestarias para trabajar desde Río Grande o Ushuaia", denunció el delegado de ATE, que fue más allá al decir que "ese dinero es para la Casa de Tierra del Fuego y para los empleados que estamos en Buenos Aires. Es más de lo mismo, se jactaban de que se iban a terminar los acomodos pero hoy vemos que mes a mes ingresan cada vez más personas comisionadas a la Casa de Tierra del Fuego".

Asimismo, Orellana dio precisiones sobre la situación del personal de Casa de Tierra del Fuego al decir que "estimamos que a simple vista deben haber ingresado entre ocho o diez como planta política y un número similar de comisionados. De adscriptos no podemos dar un número medianamente preciso porque están esparcidos en diversas oficinas, como por ejemplo el Senado".

"Nosotros simplemente queremos dejar en claro que los empleados de planta permanente de la Casa de Tierra del Fuego en Buenos Aires estamos trabajando desde hace muchos años, aportando nuestro esfuerzo a veces con acierto y otras veces con errores, pero poniendo el pecho", señaló Orellana, y dijo que "lo que queremos, en definitiva, es despegarnos de la nueva gestión que mantiene la misma política de gobiernos anteriores". Y concluyó: "Somos tan solo 30 empleados y que el Gobierno cumpla las actas firmadas representaría una erogación de 27.000 pesos al mes".

Comentá la nota