Casa de Santa Cruz no sabe de ajustes

Austeridad, recorte de gasto, suspensión de comisiones, cancelación de viáticos, eliminación de viajes, anulación de derivaciones. Las estrictas órdenes impartidas por el gobernador Peralta ante la seria crisis financiera que vive la provincia parecen no llegar más allá de Ramón Santos.
En medio de todos estos problemas, que incluso generaron firmes críticas del mandatario hacia los diputados que se habían aumentado sus ya elevadas dietas, la Casa de Santa Cruz en Capital Federal se apresta a celebrar fastuosamente un nuevo aniversario de su creación.

El ente dirigido por Mario Alfredo Metaza ha organizado este viernes una espectacular cena para 300 invitados en las lujosas instalaciones del antiguo Salón Argentino, ubicado en Rodríguez Peña y Av. Corrientes, pleno centro de la ciudad de Buenos Aires.

Fina comida, show artístico, disc jockey, baile hasta la madrugada. Todo está listo para que nada empañe la emoción de propios e invitados en esa noche mágica.

Ni siquiera la deficiente atención que habitualmente denuncian nuestros lectores que reciben, sobre todo de parte de quienes deben atender y facilitar los trámites de los derivados, ha detenido el espíritu festivo de la abultada planta de autoridades y empleados de la Casa, algunos de ellos muy difíciles de encontrar a lo largo del año.

Los datos del gran festejo no fueron difíciles de conseguir. Bastó con una llamada hecha por TiempoSur al área de prensa de la Casa de 25 de mayo 277 para que allí nos brindaran todos los detalles de una celebración que parece será inolvidable.

Hasta nos contaron el precio aproximado del cubierto en ese bellísimo salón porteño, dato que por cuestiones de decoro no vamos a suministrar.

No son claras las señales cuando por un lado se pide ajuste y recorte, mientras por otro se da rienda suelta a las fiestas de alto nivel. ¿Qué opinará de este mega festejo el Ministro de Economía, que vive solicitando limitar gastos y frenar excesos presupuestarios? ¿Participará de la gran cena aprovechando sus cada vez más prolongadas estadías en la reina del Plata?

Ante la proximidad del evento, sólo nos resta pedir que a la hora de los seguramente repetidos brindis, los afortunados asistentes piensen aunque sea por un momento en aquellos pacientes santacruceños que se hallan abandonados a su suerte en alguna clínica de Buenos Aires o en quienes, ante los recortes ordenados, ni siquiera pudieron llegar a la Capital Federal para ser atendidos.

Austeridad. Ojalá algún día sea pareja para todos.

Comentá la nota