La Casa Rosada estudia medidas para atenuar las críticas del agro

La Presidenta anunciaría en agosto una baja de las retenciones y subsidios a la leche
El Gobierno evalúa cambios, aún inciertos, en su agenda y en su visión de la economía. La presidenta Cristina Kirchner ayer dio luz verde a que se analicen medidas integrales para beneficiar al campo y a la economía. Se estudia un plan a tres años: por ejemplo, se rebajarían retenciones a las exportaciones de trigo y maíz y sólo reducirían las de soja, en un 5%, si el productor sojero se diversifica en otros cultivos.

También se analizan subsidios e incentivos para la leche y la carne. El gran desafío, a esta altura, es cómo revertir la desconfianza del campo en el Gobierno.

"Todo está en estudio y se anunciaría a mediados de agosto. Son decisiones políticas, más que técnicas", confiaron a LA NACION cerca de Kirchner. También se analiza una liberación más amplia a las exportaciones de productos "que el mundo demanda".

Para el sector lácteo, analizan subsidios al precio de la leche y alternativas para que el Estado intervenga en formar cooperativas de productores y en buscar nuevos mercados para exportar. También se buscaría impulsar al sector de la carne, que está en crisis.

El acercamiento reciente del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, al sector agropecuario no fue mal visto por el jefe político del oficialismo, Néstor Kirchner, que hasta lo aprovecharía para alisar el terreno. "Fue consensuado con Scioli", dijo un dirigente kirchnerista, aunque ese eventual acuerdo Scioli lo negó en público.

El objetivo de Kirchner es adelantarse a la oposición y tomar su bandera rural antes de que aquella se alce con un triunfo en el Congreso.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, la situación fiscal es comprometida. La gripe A repercutirá en menos ingresos. Y las futuras medidas de aliento a la producción -agropecuaria e industrial- que están en estudio en Olivos causarán un mayor impacto en los ingresos. "Por eso vamos a un cuello de botella", dijo ayer un funcionario de Kirchner.

"El problema será en unos días cómo fondearnos. De dónde buscar fondos para sostener esos cambios y los reclamos de dinero de los gobernadores. Porque hoy, excedentes de dinero no hay...", señaló a LA NACION un miembro del entorno de Kirchner. "Para ese escenario se barajan diversas herramientas", confió a LA NACION un ministro.

La oposición

"Y es bueno que la oposición sea partícipe de esas soluciones, porque tendrán que definir a quién le sacamos para darle al campo y a la industria", agregó otro funcionario de la Casa Rosada.

Se refería así al futuro inmediato de la mesa de diálogo que convocó la Casa Rosada al abrir una ronda de consultas con la oposición, los gobernadores y sectores económicos. Esa ronda terminará en unas semanas. La fuente agregó que hacia mediados de agosto, justo cuando la oposición aumente su presión en el Congeso por la prórroga de la legislación delegada (ver aparte), surgirán las propuestas que analizan Kirchner, la Presidenta, y sus colaboradores.

Para la industria, se evalúan medidas de aliento al financiamiento y se barajan mejoras para los trabajadores de la CGT de Hugo Moyano.

También se cedería la presión fiscal sobre la cadena industrial y rural y, para compensar la caída de ingresos, aumentaría la presión sobre los servicios y sobre el sector financiero. Las "herramientas" en estudio para ello serían, entre otras, un bono a los bancos; más impuestos en los sectores financiero y de servicios, y un uso moderado de las reservas del Banco Central.

El ministro de Economía, Amado Boudou, se convirtió en un asiduo de la Casa Rosada y Olivos. Desde que le acercó la idea de estatizar las jubilaciones privadas a Cristina Kirchner -era director de la Anses, cuyos fondos ahora encuentran su límite- es valorado en la intimidad como un hábil generador de recursos.

Un pedido para el Consejo Económico

* La Federación Económica (FEBA) y la Asociación de Industrias (Adiba) de la provincia de Buenos Aires reclamaron ayer que el Consejo Económico y Social que convocará el Gobierno priorice "el fortalecimiento del mercado interno, defendiendo al comercio y la industrial nacional".

Comentá la nota