¿La casa en orden?.

SELECCION: Bilardo escuchó a Diego y fue a Ezeiza. Miraron fútbol sin hablar de internas, pero la relación entre ellos es "corta". Después de las Pascuas, reunión con Grondona.
Como si Humbertito Grondona no hubiera destapado una interna entre ellos. Como si no faltara diálogo entre ellos. Carlos Bilardo estuvo en la sala de videos con Diego Maradona, en Ezeiza, como si fuera un miércoles de hace dos meses. Resultó un poco raro, aunque las dos partes coinciden en que fue exactamente así. Una tregua sin palabras. Si fuera política, una imagen para mostrarse cerca.

El martes a la noche, después de escuchar a Maradona por televisión, Bilardo lo llamó a la casa. Pese a que no llegó a hablar con él, esa señal ayer se transformó en un gesto. "Como Diego dijo que me esperaba en Ezeiza, cancelé un compromiso que tenía y me fui para el predio", le contó el Doctor a Olé. Raro pero real, no hubo táctica para bajar el perfil ante la prensa ni autocrítica por cómo se descubrieron los hechos. Mientras Humbertito estaba en una de las canchas con el Sub 17, ellos miraban la Champions League junto a Mancuso y Lemme. Más atención en Messi en Barcelona-Bayern Munich y después un poco de Liverpool-Chelsea, donde no jugó Mascherano. Un clima formal, con algún bocadillo de Carlos Salvador y ninguna chicana de Diego. No aclararon por qué el Secretario de selecciones no estuvo el martes. Enseguida repasaron rápidamente qué pasó en La Paz (1-6) y tuvieron una primera charla sobre la doble fecha que se viene con Colombia en River y Ecuador en Quito, en junio. Como se difinió en la intimidad, la relación fue la de siempre: "Corta".

"Desde el 83 tenemos la misma relación con Diego. Seguro que hubo caídas, pero también levantadas. Hemos superado muchos escollos", declaró Bilardo. "Con él la relación está bien, normal", siguió su ruta Diego. Y los dos a vez anunciaron que el lunes, después de Pascuas, habrá una reunión con Julio Grondona, el presidente de la AFA. "Yo no voy a pedirle nada a Julio. Con todo el apoyo que me dio, no puedo pedir nada más. Me dio su apoyo incondicional. En la reunión el me preguntará cosas y yo a él", relativizó el técnico. ¿El Jefe mediará para que la Selección deje de estar en los diarios por sus conflictos internos? Quizás él se refiera a los comentarios inoportunos de su hijo (habló justo el día después de la derrota histórica). Bilardo dice que él prefiere no opinar, que respeta a todos. A Maradona no le gustó nada: él lunes lo descalificó con un "no sé si (Humbertito) es boludo o no". Y aunque el ladero de Bilardo no se arrepiente de sus dichos, por ahora decidió correrse de la línea de fuego.

Diego no se esperaba a un Doctor batallador. Hace días que lo ve "pasivo". Al punto que llegó a decir en Clarín que "estoy esperando la vuelta de Bilardo al fútbol, lo quiero mucho más activo". Puertas adentro dicen que no lo escuchan porque casi no habla. Aunque es cierto que Maradona se sintió más fuerte en su sillón después de los triunfos con Escocia y Francia; y que Bilardo no quiere que haya dos voces. Por eso la reunión, o el encuentro que se dio ayer, lo consideran improductivo. ¿La casa está en orden?

Comentá la nota