En la Casa de Gobierno, expectantes.

Fueron constantes los contactos telefónicos que se produjeron ayer entre el cuarto piso de una Casa de Gobierno más que ansiosa y una Legislatura que concentró la atención política entre una maratónica sesión en Diputados y una larga audiencia pública en Senadores.
"Fueron unos cuantos", confirmó un vocero del oficialismo sobre los llamados.

De un lado el propio gobernador Celso Jaque. Del otro, el presidente de Diputados, Jorge Tanús, para seguir paso a paso -desde muy temprano- la evolución del proyecto de viviendas.

Hubo otros cruces telefónicos a lo largo de la jornada que incluyeron a los intendentes de San Martín (Jorge Giménez) y de Maipú (Adolfo Bermejo); al ministro de Infraestructura, Francisco Pérez; al titular del IPV, Carmelo Simó y al presidente de la comisión de Hacienda de Diputados, Juan Gantús.

El Gobernador envió además al Senado a su propio director de prensa, Pablo Catania, para que lo mantuviera al tanto de la marcha de la audiencia de Carlos López Puelles. También aquí se multiplicaron los llamados (ver página 4).

La ansiedad inicial de la mañana se fue transformando en alivio y luego en satisfacción a medida que ambos temas avanzaron sin demasiados sobresaltos y se fueron cerrando por la tarde.

La Casa de Gobierno vivió con sobrada expectativa y con una silenciosa tensión una jornada en la que no sólo se comenzaron a definir dos temas centrales para el Gobierno, sino -con ellos- la propia capacidad oficial para conseguir que sus temas se definieran.

La jornada evidenció una política de alianzas legislativas con acercamientos a los demócratas y a los bloques unipersonales, con la intención de mantenerla durante los próximos dos años.

Comentá la nota