Caruso presentó la renuncia y hoy los dirigentes deciden

Ricardo Caruso Lombardi lo anticipó toda la semana. Dijo que si no ganaba anoche, daría un paso al costado. "Me puse plazos porque Racing es grande y no puedo esperar", comentó el miércoles. Y antes de retirarse en silencio del Cilindro, se acercó a Rodolfo Molina y a Pablo Podestá, presidente y vice del club, para comunicarles su dimisión.
Los dirigentes se reunirán con el entrenador esta mañana para ver si pueden revertir la decisión, pero cerca de ellos se descontaba que el ciclo estaba cerrado.Ayer por la mañana, los dirigentes le habían pedido a Caruso Lombardi que no hiciera pública su decisión de inmediato si había derrota y que se tomara un tiempo. Por eso anoche no habló en la habitual conferencia de prensa.

Antes del partido, cuando Caruso Lombardi se dirigía al banco de suplentes, la hinchada comenzó a cantar: "Caruso no se va, Caruso no se va", a pesar de que el equipo en el Apertura no ganó, suma cuatro puntos y los tres últimos partidos los perdió. Caruso llegó a Racing en febrero. De 24 partidos con Caruso, Racing ganó 8, empató 10 y perdió 6 (tres consecutivos en este torneo, 1-2 con Independiente, 1-3 con Huracán y este 1-2 con Boca). Logró el 47 por ciento de los puntos en juego. En efectividad, sigue siendo el mejor DT de los últimos 4 años. Tras la salida de Guillermo Rivarola (obtuvo el 55 % de los puntos), ningún otro llegó a arañar el 50 % de efectividad. Tras la derrota, la gente despidió con silbidos a los jugadores y hubo algunos insultos en el playón del estadio, para el plantel y también para el entrenador. No extrañó, entonces, que Caruso hiciera silencio, cuando, además, ya sumaba críticas. Sí resultó curioso que en el otro vestuario el DT rival tampoco hablara. Basile ahora gana, pero mantiene el silenzio stampa.

Comentá la nota