Caruso Lombardi tiene el control y pide otro refuerzo

El DT impuso su idea: enfrió las gestiones por Orion e insiste por Gonzalo Choy; los dirigentes intentan satisfacerlo
Las determinaciones quedaron casi concentradas en el entrenador de la Academia. Las ideas de Ricardo Caruso Lombardi prevalecen. El DT mantiene su idea de reforzar el plantel en un sector del campo que no es el arco. Su deseo de sumar más futbolistas en la mitad de la cancha se potencia día a día y los dirigentes intentarán darle el gusto de contar con otro volante en el andarivel izquierdo. Por lo tanto, la intención de la conducción del club de incorporar a Agustín Orion para potenciar el plantel parece algo relegada.

La situación es bastante clara. El técnico de Racing parece haber ganado la pulseada en la que impuso a Pablo Santillo y Jorge De Olivera. Aunque los dirigentes habrían avanzado sobre la llegada de Orion –la institución de Boedo pretende 400.000 dólares por la mitad del pase– y hasta conseguido que el propio arquero aceptara un contrato bastante inferior para atajar en la Academia, la postura del técnico parece muy firme y nada podría hacerlo cambiar de parecer.

Por eso ahora va por más. Caruso quiere a Gonzalo Choy, que en la última temporada jugó muy pocos minutos en Rosario Central, para tener otra alternativa por el andarivel izquierdo, ya que en ese puesto sólo cuenta con Adrián Lucero, otro de los hombres por los que el DT pidió especialmente para que continúe en el plantel.

Los dirigentes intentarán cumplir este nuevo deseo del DT, aunque para ello deberían poder negociar a algún futbolista. Así como Gonzalo García fue cedido a préstamo a Huracán, la conducción de la Academia confía en poder transferir a algún otro jugador o negociar una cesión para reducir los costos del plantel y de esa manera traer un nuevo elemento para Caruso Lombardi. En principio, el principal impedimento para incorporar a Choy sería el elevado sueldo que percibe el futbolista en la entidad rosarina.

Mientras tanto, el técnico busca variantes y les da una mano a los dirigentes para buscar transferir algún juvenil del club. El entrenador, el sábado pasado, se comunicó con Juan Ignacio Sánchez Sotelo y lo reincorporó al plantel profesional, tras haberlo enviado a entrenarse en el predio Tita Mattiussi. El buen desempeño que tuvo el delantero en el amistoso el miércoles pasado ante Comunicaciones –marcó dos goles en el triunfo por 4-1– empujó a Caruso a tenerlo como alternativa en la banda izquierda, mientras espera la llegada del hombre que pidió desde que comenzó a reforzarse la Academia: Choy. Por eso, Sánchez Sotelo ayer trabajó con el plantel profesional y esperará una chance. De todas maneras, su futuro en la entidad de Avellaneda estará sujeto a una oferta que esperan los dirigentes desde el fútbol de Chipre; en el caso de que el ofrecimiento sea interesante, el delantero podría emigrar de Racing.

Pero no sólo Sánchez Sotelo fue sumado al plantel; además se incorporó el juvenil volante central Federico Arias, que también puede actuar en el sector defensivo. Es que Caruso Lombardi sabe que no podrá contar, al menos en la primera fecha del Apertura, con dos jugadores que están dentro de su esquema principal, por sendas lesiones: Juan Carlos Falcón (con un esguince en la rodilla izquierda) y Martín Wagner (con una fisura en el peroné izquierdo). Además, Claudio Yacob no está totalmente recuperado de sus molestias musculares y eso aceleró la determinación de sumar a Arias.

Mientras tanto, el técnico programó el amistoso de mañana, en Ezeiza, ante el seleccionado Sub 18, y si el torneo no empieza, el sábado, en Avellaneda, se enfrentará con Chacarita.

Caruso Lombardi está cada vez más firme y sus deseos son cumplidos por los dirigentes. Los buenos resultados que obtuvo en el Clausura consolidaron su figura y ahora será cuestión de que el DT lo revalide en el Apertura.

9 son los refuerzos que tiene la Academia: Santillo, De Olivera, Cahais, Tavio, Rosano, Ledesma, Brítez Ojeda, Steinert y Velázquez.

Comentá la nota