Caruso llega entre urgencias y debutará ante Argentinos.

RACING: "Soy el Fabbiani de los entrenadores", dijo, mediático como siempre, el nuevo DT de un equipo hundido.
Ricardo Caruso Lombardi será el nuevo entrenador de Racing. Tras un análisis de la situación de otros candidatos -esos que figuraban primero en la lista-, el ex técnico de Newell's se hará cargo del plantel que dejó Juan Manuel Llop. "Me dijeron que soy el Fabbiani de los entrenador", comentó el nuevo Ogro.

La mira, esa que apuntó alto el domingo, se bajó a la realidad de Racing en apenas unos llamados. Se lo intentó buscar a Diego Simeone, pero ni siquiera se hizo contacto porque el Cholo mandó a agradecer el gesto, enterado de esa ilusión. Después, se armó una reunión con Caruso Lombardi, luego de que el propio técnico llamara al presidente del club para hacerle saber su intención de dirigir al equipo. Entonces, en esa charla de la que participaron seis directivos y el técnico -quien había estado viendo a Argentinos contra San Martín de Tucumán- quedó una buena imagen en el presidente Rodolfo Molina, quien quiso cerrar el asunto de entrada. Sin embargo, se le dijo a Caruso que esperara un día para saber cuál era la respuesta definitiva. ¿Por qué se jugó el alargue? La idea era ir a charlar, al menos, con uno o dos de los que también estaban en la lista concreta, no imaginaria. A la tarde, se dijo que Alfio Basile agradeció el gesto de ofrecerle el cargo, pero que en estos momentos dirigir no estaba en sus planes. En esa pausa, se fue en busca de Julio Falcioni para saber cuál era su idea para este Racing. Definitivamente, el gusto era bastante surtido.

"Vamos a buscar un entrenador de excelencia", dijo el dirigente Pablo Podestá. En esa intención, se pensó desde Ramón Cabrero hasta José Pekerman. Mientras tanto, se intentó asegurar la ficha de Caruso, quien desde un principio mostró su entusiasmo por la posibilidad. "Sé que me gané el respeto de la gente, el hincha por la calle me dice que agarre. Pienso que Racing tiene un buen plantel y que estos jugadores no se pueden olvidar de jugar a la pelota". Esa opinión de los simpatizantes era la que compartía Molina desde esa primera y única charla en la que se habló durante dos horas. Pero Podestá, el vicepresidente, no estaba de acuerdo con el perfil del técnico elegido. Hasta que se llegó al convencimiento general. Quizás por falta de alternativas, tal vez por idea original.

Esa presión por designar un entrenador lo antes posible para que se hiciera cargo del plantel y del partido frente a Argentinos jugó a favor de la propuesta Caruso. Por su ansiedad para asumir y porque hasta habló de las posibilidades de remontar que tiene Racing en los próximos tres partidos: Argentinos, Tigre y Godoy Cruz. Porque, según les comentó, a los dos primeros rivales los conoce por haberlos armado. A la noche, la dirigencia se volvió a reunir -en este caso con el representante del técnico para cerrar los números- y se espera la firma de su contrato para estas horas. Tal lo establecido desde que se fue Llop, el entrenador dirigirá su primera práctica hoy y hará su presentación en Racing el sábado 28 de febrero, curiosamente justo a un año de aquel partido disputado el 2 de marzo en Rosario, cuando Newell's, su equipo, vencía al de Miguel Micó, 1 a 0 con el gol de Santiago Salcedo.

"Tal vez haya que encontrar alguien que tenga la pelota como lo hacía Moralez", comentó Caruso, antes de saber de su llegada formal que se dio, inevitablemente, en un estudio de radio y por televisión, pese a que en ese momento, la dirigencia aseguraba que todavía no estaba cerrado el asunto. ¿Con qué se va a encontrar este técnico? Un plantel golpeado, sin rumbo, con un desconcierto general sobre la idea de jugar al fútbol y con la presión de saber que se está a un partido de ingresar en descenso directo. Eso es lo que debe recomponer de inmediato para encarar esta etapa del Clausura, decisiva para la continuidad del equipo en la Primera. Al igual que en el 2008, con la diferencia de que esta vez no están ni Facundo Sava ni Maximiliano Moralez para hacer los goles que definieron con sonrisas la Promoción ante Belgrano.

Se apuntó a Simeone, se pensó en Basile, sonó el celular de Cabrero, se buscó a Falcioni para un encuentro y al final, y pese a no tener un criterio compacto en la dirigencia, se optó por Caruso Lombardi. Su experiencia en equipos que pasaron por situaciones similares -Argentinos y Newell's- le dio ese respaldo para caer en Avellaneda con la fórmula que sedujo a Molina. La intención de Caruso es hacerse cargo del plantel cuanto antes. Y aunque en un principio todo estaba pautado para que eso sucediera mañana, en las últimas horas se confirmó que será hoy, a las 9.30, en Avellaneda. "No creo que haya tiempo que perder, el partido es el sábado y Racing necesita sumar". Será así, entonces.

Comentá la nota