Caruso: "La inseguridad no reconoce clases sociales"

El licenciado José Caruso adelantó a CASTELLANOS los puntos fundamentales de su disertación sobre "seguridad ciudadana", que brindará esta tarde en el Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región en el marco del cierre de actividades de la Cámara de Profesionales en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. "Hay que pelear contra este flagelo con leyes agiornadas a esta realidad", expresó.
Esta tarde, a las 19:30, en el Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región concluirá el año 2009, la Cámara de Profesionales en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales.

Para esto ha convocado a uno de sus integrantes, el licenciado José Caruso, para que exponga sus conocimientos referidos a la "seguridad ciudadana".

En diálogo con CASTELLANOS, el disertante explicó: "Voy a hablar acerca de que hoy la seguridad ciudadana a pasado a ser el tema central de la agenda política en la Argentina. En el mundo el concepto de seguridad es otro, está referido fundamentalmente a las acciones del terrorismo internacional, a las acciones vinculadas al lavado de dinero, al tráfico internacional de drogas, mientras que en nuestro país el concepto de seguridad está circunscripto a la seguridad ciudadana".

Introduciéndose en el tema, el licenciado José Caruso afirma, que "la sociedad demanda respuestas urgentes y "la urgencia es enemiga de la eficiencia. Esto ocurre cuando, no hay un diagnóstico adecuado porque se es parte del problema por acción u omisión".

Resulta complicado realizar apreciaciones sobre la seguridad ciudadana. "Nos encontramos con aristas ideológicas por un lado, políticas partidarias por otro, intereses económicos y otras cuestiones que merecen análisis específicos pero que en este momento no son el objeto de estas reflexiones. Todo está hoy signado por la coyuntura, "el contexto internacional", la (des) inclusión social, la pérdida de fuentes de trabajo, etc, etc".

Estamos frente a "un problema grave para la sociedad y para quienes tienen que tomar decisiones en la materia".

La sociedad demanda respuestas urgentes y "la urgencia es enemiga de la eficiencia. Esto ocurre cuando, no hay un diagnóstico adecuado porque se es parte del problema por acción u omisión".

La inseguridad está instalada en nuestra sociedad. "En nuestro medio avanza más lentamente que en muchos lugares del país (¡Pero avanza!). No reconoce clases sociales ni espacios físicos determinados (hechos ocurridos en el centro, se replican en la periferia o viceversa) y nuestra realidad local difícilmente será modificable si no lo es a niveles superiores".

En síntesis, "es ésta la situación y si la desconocemos será muy complicado ensayar algún otro tipo de estrategia en la soledad rafaelina".

"Digo, no como funcionario sino como ciudadano, que afortunadamente, en Rafaela se apreció esta situación desde hace largo tiempo y más allá de cualquier bandería política se emprendieron acciones que fueron, por lo innovadoras, más allá de las estrictas competencias comunales en materia de seguridad pública".

Mantener abiertas "las calles en algunos barrios conflictivos, un intenso plan de iluminación, la construcción de centros de integración comunitarios, la construcción de playones deportivos, la promoción de actividades deportivas, las actividades masivas con niños y adolescentes en los barrios, etc. son acciones directas contribuyentes a la seguridad pública. No muchas municipalidades emprenden las acciones con la mira puesta en la problemática de la seguridad, porque consideran que ésta es, (y tienen razón en ello), una responsabilidad del gobierno provincial y allí se plantan exclusivamente en el reclamo para que esos estamentos solucionen el creciente problema".

"Estoy de acuerdo (porque lo manda la ley) que la responsabilidad de la policía es de nivel provincial, que la seguridad en las rutas son responsabilidades compartidas entre la nación y la provincia, que la administración de la justicia es un estamento que excede al municipio. Por ello son doblemente valorables las iniciativas tomadas en materia de seguridad ciudadana. La junta municipal de protección civil, la Guardia Urbana Rafaelina, los instrumentos informáticos de análisis del riesgo, el desarrollo urbano planificado, las acciones vinculadas a proyectos de inclusión y contención social, son la síntesis de un compromiso destinado a preservar la calidad de vida de los rafaelinos, constituyéndose en una avanzada de decisiones que tienen y tendrán su efecto a través del tiempo SOBRE TODO si hay un correlato de acciones en el mismo sentido tomadas en el orden provincial y nacional", manifiesta Caruso.

"Quiero retrotraerme a los primeros párrafos. ¿Cuál es la causa fundamental y primerísima de la situación actual?: se han variado, para mal, pautas culturales. Y éste fue un proceso largo, como todos los que modifican dichas pautas en una sociedad. La única solución es desandar el camino mal transitado, para reformular eso que hoy nos agobia como sociedad. Fijarnos objetivos de largo plazo desde un consenso social, parece ser el único horizonte. Pero, en ese caso, éste debe ser un proceso a iniciar rápidamente y no quedarnos en un ejercicio intelectual para que nada cambie, transformando todo en expresiones de buenos deseos".

Fuera de la vía enunciada, "debemos pensar en el "mientras tanto", es decir, las tácticas a emplear para que el avance del proceso de aculturización que estamos sufriendo no sea más veloz que la recuperación que planteamos".

En síntesis, "mientras desarrollan sus tareas fuerzas políticas aunadas, actores sociales, EDUCADORES (sí, con mayúscula), MMCCSS realmente comprometidos con la Patria grande, y la mayoría de la sociedad que desea la vuelta al respeto por nuestros mayores, el privilegio para los niños, el premio al esfuerzo personal y colectivo, el trabajo como valor social, el castigo efectivo a los culpables, una policía idónea, jueces probos, políticos transparentes y una administración pública eficiente, debemos tomar medidas de coyuntura y trasladar la sensación de que están perdiendo espacio, a aquellos mal nacidos que hoy nos colocaron al borde del abismo y lo que es peor ¡están dispuestos a empujarnos! o sea los delincuentes (y sus cómplices/encubridores conscientes o inconscientes)".

"Consenso social (fuera de banderías políticas)- que de hecho está dado - Voluntad política de los gobiernos de turno (que en el caso rafaelino está absolutamente definido), urgente ordenamiento de legislación procesal penal, profesionalización de la policía (hay formas de hacerlo), jerarquización del poder judicial (que no es sólo aumentar sueldos), urgente rescate de la autoridad de las jerarquías educativas en las escuelas, fortalecimiento de las autonomías municipales en materia de seguridad a través del apoyo provincial a estrategias locales), son algunas de las medidas de gobierno que se pueden adoptar. Pero además de todas las acciones oficiales, una clara postura de compromiso como sociedad dispuesta a recobrar el terreno perdido".

"Ya no basta ensayar excusas para justificar la inacción; tal vez sean momentos claves para jalonar el presente con acciones que nos aseguren un camino futuro a transitar en paz social. No importan los disensos, de eso se trata el vivir en democracia, pero sí importan las políticas de Estado para que ningún interés espurio pretenda introducir mezquinos intereses en las políticas correctivas que se implementen".

Comentá la nota