Por cartoneros, macrismo cambia contrato de basura

Por: Patricia García

Además de la ley de presupuesto, que es la que llevará más tiempo de debate en la Legislatura porteña, Mauricio Macri apura la sanción de la ley que le permitirá negociar los nuevos contratos de recolección de residuos de la Capital Federal. Es el servicio que más fondos insume del Presupuesto y, según el proyecto del macrismo que el propio jefe de Gobierno envió a la Comisión de Obras Públicas, el año que viene demandaría cerca de $ 1.000 millones.

Todavía el oficialismo porteño, en la comisión que preside Cristian Ritondo, no logró consenso para sancionar el proyecto de ley que tiene como punto más polémico la vuelta al viejo sistema de pago a las empresas, es decir, por tonelada de basura levantada, y no como se hace actualmente, por zona limpia.

El regreso a esa modalidad ya despertó críticas de asociaciones ambientalistas y hasta una protesta en el Obelisco, porque aducen que va en sentido contrario a la Ley de Basura Cero, que propone el reciclado de todos los elementos posibles.

Tras la disputa, incluso, Ritondo se vio obligado a convocar a una audiencia pública para debatir el tema, pero aun así, las adhesiones que necesita la norma para ser tratada en el recinto no son suficientes.

Por eso el macrismo, de acuerdo con el Gobierno de la Ciudad, en principio estuvo dispuesto a cambiar en el proyecto de ley la modalidad del sistema, imponiéndoles a las futuras empresas que se presenten a la licitación una doble modalidad de pago. Eso se haría, si por un lado se toman las toneladas de residuos en un porcentaje del contrato y por otro se controla que la zona adjudicada esté en las condiciones esperadas de higiene para completar el monto.

Trabajo nocturno

El proyecto busca, además, que la limpieza se realice de noche, como se hace actualmente, pero que no se extienda más allá de las ocho de la mañana. Ahora, con la finalidad de obtener consenso legislativo y poder tratar la norma antes de que termine el mes y antes de la discusión de la ley presupuestaria que se hará en diciembre, el oficialismo de la Ciudad de Buenos Aires estaría dispuesto a ceder más y eliminar totalmente la posibilidad del pago a las empresas de servicios por peso. Ese sistema que se aplicaba antes del actual contrato que impuso el ex jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, provocó en su momento denuncias por supuestas falsedades al pesar los camiones para contabilizar las toneladas de basura y efectuar el pago. Tampoco resultó eficiente como se esperaba la modalidad de zona limpia, que obliga a las empresas a pasar con los camiones varias veces al día, lo que les demanda un mayor costo para brindar el servicio.

En defensa del proyecto de ley se manifestó ya Hugo Moyanopero en el aspecto de la duración del nuevo contrato que se extendería a 10 años y no cuatro como el actual, pero el camionero reclamó que no se permita la presentación al concurso de firmas extranjeras, como está contemplado en la iniciativa macrista. El Gobierno porteño necesita que la ley se apruebe al menos antes de fin de año para poder llamar a una nueva licitación del servicio ante el vencimiento de las actuales concesiones a las cinco empresas que tienen adjudicadas zonas en la Ciudad, además del sector que queda reservado para los empleados municipales. En el futuro contrato, de acuerdo con la iniciativa, se contemplan sólo tres zonas para la limpieza y una cuarta a cargo de la administración porteña.

Comentá la nota