Carter se reunió con Hamas en Gaza

Jimmy Carter debe entregarle un informe completo a Barack Obama sobre su visita a la Franja, controlada por la facción palestina Hamas. El funcionario norteamericano llamó a la comunidad internacional a ponerle fin al bloqueo.
El ex presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, debe entregarle un informe completo a Barack Obama después de ser la figura de más alto perfil que se reuniera con líderes de Hamas en Gaza desde el boicot internacional impuesto tras la victoria del partido en la elección de 2006.

Carter conversó ayer durante tres horas con Ismail Haniyeh, el primer ministro de facto de Hamas en Gaza y con otras importantes figuras del movimiento palestino, después de emitir un llamado para ponerle fin al bloqueo de dos años que, dijo, había tratado al un millón y medio de habitantes de Gaza "más como animales que como seres humanos". Se cree que Carter, que entregó una carta de los padres de Gilad Shalit, el soldado del ejército israelí capturado por militantes de Gaza hace tres años, discutió con Haniyeh las perspectivas para la liberación del prisionero, y la posibilidad de que Hamas impulse las tres precondiciones impuestas por la comunidad internacional para comenzar los contactos con la facción islámica.

Previamente, en un evento de la agencia de Asistencia y Trabajos de la ONU en el norte de la ciudad de Gaza, Carter –que hizo campaña por la paz en Medio Oriente desde que fue intermediario en las conversaciones que condujeron al tratado de 1978 entre Egipto e Israel– dijo que había instado a Hamas a que aceptara las tres condiciones, reiteradas por Obama en El Cairo hace quince días, de reconocer Israel, renunciar a la violencia y cumplir los acuerdos previos.

Carter dijo que el líder de Hamas con sede en Damasco, Khaled Meshal, le había dicho que él aceptaría un acuerdo con Israel para un estado palestino, negociado por el moderado presidente palestino, Mahmoud Abbas, si era aprobado en un referendo. Carter insistió en que la Iniciativa de Paz Arabe –que ofrece un reconocimiento pan-árabe a cambio de un estado palestino con las fronteras de 1967– estaba siendo "considerada por ambos lados".

Después de su reunión con Haniyeh, Carter, de 84 años, señaló que él "de ninguna manera estaba representando al gobierno de Estados Unidos" y había venido como un ciudadano común. Pero dijo que escribiría un informe de su viaje, que también incluyó a Israel, Cisjordania, el Líbano y Siria para Obama, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, y el enviado del presidente a Medio Oriente, George Mitchell.

Aunque Hamas no dio señales de aceptar las tres precondiciones, Haniyeh repitió ayer que aceptaría un estado palestino basado en sus fronteras de 1976 y que el movimiento había "escuchado atentamente" el discurso de Obama en El Cairo, que reconocía que Hamas tenía apoyo entre los palestinos pero también tenía responsabilidades. "Encontramos una nueva lengua, un nuevo lenguaje, un nuevo espíritu", declaró Haniyeh.

Carter denunció con dureza el bloqueo impuesto por Israel después de que Hamas tomó total control de Gaza hace casi dos años. Refiriéndose a los "313 niños inocentes" muertos y los más de 50.000 hogares destruidos o dañados por la ofensiva del ejército de Israel en enero, dijo: "Nunca antes en la historia una comunidad ha sido atacada por bombas y misiles y luego privada de los medios para reconstruirse". Añadió: "Mi país y nuestros amigos en Europa deben hacer todo lo que sea necesario para persuadir a Israel y a Egipto que permitan entrar los materiales básicos a Gaza. Al mismo tiempo, no debe haber más lanzamientos de cohetes y proyectiles de mortero contra ciudadanos israelíes".

Dijo que el tema de quién controlaba Gaza era irrelevante al abastecimiento de materiales de construcción porque había canales internacionales aceptables para entrarlos.

Comentá la nota