Carter cosechará hojas de coca con Evo en Bolivia

Juntos analizaron la forma de mejorar las relaciones entre La Paz y Washington.
De visita en Bolivia, el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter habló con el primer mandatario boliviano Evo Morales sobre la necesidad de restablecer una relación diplomática completa entre los países andino y norteamericano. Y aceptó la invitación de Morales de que, cuando haga un próximo viaje, lo acompañe a cosechar hojas de coca en su propiedad rural de la región del Chapare.

"Espero que en mi próxima visita pueda ir al Chapare, donde él (Morales) me va a llevar a cosechar hojas de coca", afirmó el ex gobernante, con la ayuda de un intérprete, durante una declaración de prensa junto al jefe de Estado boliviano, tras una reunión privada en Palacio de Gobierno.

Morales, líder de los cosechadores bolivianos de coca -cuya hoja está prohibida en EE.UU.- lanzó primero la invitación, en medio de sonrisas y una amena declaración de prensa, asegurando que hay una larga amistad con el Premio Nobel, quien incluso le invitó una vez a cosechar maní en sus tierras de Atlanta (Georgia, sureste de EE.UU.).

"Una vez incluso me invitó a visitar su familia y su casa, me hizo cosechar maní, en su tierra en Atlanta, ahora yo le invito al Chapare a cosechar coca... será la próxima vez", afirmó el presidente boliviano.

La coca ha sido un elemento central de la política bilateral entre La Paz y Washington, y en el gobierno de Morales se convirtió en punto de la controversia.

Morales y Carter - demócrata, como el actual presidente Barack Obama- coincidieron, por separado, en destacar que urge que Bolivia y Estados Unidos repongan a sus embajadores en La Paz y Washington.

"No dudo de las palabras del presidente Obama acerca de que él quiere que tengamos relaciones mutuas'', le dijo Carter a Morales durante la reunión en La Paz.

El presidente boliviano expulsó en septiembre del año pasado al embajador estadounidense, Philip Goldberg, por presuntas injerencias en temas políticas y por respaldar acciones contra su gobierno. EE.UU. contestó con la expulsión del embajador boliviano, Gustavo Guzmán.

También se produjo al expulsión por parte de Bolivia de la DEA, la USAID y la NAS, todas ellas organizaciones estadounidenses que operaban en la región productora de coca en el departamento boliviano de Cochabamba, en el centro del país.

Morales, sin embargo, aseveró ayer que su gobierno no expulsó a los miembros del Cuerpo de Paz y aseguró que permitirá que retornen a Bolivia en tareas de lucha contra la pobreza.

En otro orden, Carter condenó las acciones separatistas y desestabilizadoras en Bolivia.

"He observado -dijo- que hay grupos que desean tener un país dividido, y no un país unido. Estoy convencido de que EE.UU. se va a oponer absolutamente a cualquier movimiento separatista en este país".

Comentá la nota