Una carta de Obeid al gobernador

Bonfatti recordó que el planteo de Obeid sobre el control del crecimiento "excesivo" del gasto público, lo hizo fuera del encuentro del lunes. "Estamos hablando de presupuestos que no se han movido y además hay una retracción en la recaudación", respondió Binner.
Un pedido de Jorge Obeid a Hermes Binner para que controle el "crecimiento excesivo del gasto público" y frene el déficit fiscal de la provincia que ya acumuló 510 millones de pesos en el primer semestre detonó otro contrapunto político. Obeid hizo el planteo por escrito, en una nota que le dejó al gobernador en la reunión del lunes en la Casa Gris y después lo ratificó en una rueda de prensa posterior al encuentro, donde distribuyó copias de la carta. Sin embargo, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti, dijo que Obeid no habló del tema adentro del salón Blanco, aunque sí lo hizo afuera. Y luego el propio Binner restó trascendencia a la solicitud de Obeid y atribuyó el rojo fiscal al aumento de las demandas sociales y el incremento de los salarios en el sector público.

El ex gobernador dijo que su bloque Santa Fe Federal que comparte con su ex secretario privado Ariel Dalla Fontana y su ex ministro de Hacienda, Walter Agosto le dejó a Binner una carpeta con una nota y una síntesis de los proyectos presentados en la Cámara de Diputados de la Nación sobre "temas económicos y de reparación a la provincia de Santa Fe", entre ellos la reforma de la coparticipación federal y la rebaja de retenciones agropecuarias.

En la carta, Obeid le planteó a Binner "la necesidad de considerar medidas para controlar el crecimiento excesivo del gasto público, no significando esto una reducción de erogaciones sino el diseño de una política sustentable, donde los gastos puedan crecer, pero observando siempre el incremento de los recursos y preservando el superavit fiscal".

"Esto lo decimos señaló después Obeid a la prensa por la experiencia de estar ocho años al frente de la provincia y el extremo cuidado que hay que tener, sobre todo en estas épocas de crisis, en el manejo de los gastos. Siempre lo hemos dicho y lo repetimos ahora, la ecuación presupuestaria consta de dos términos: los recursos y los gastos. Cuando los gastos se desbocan, no hay recursos que aguanten. Así que pensamos también que es necesario evitar gastos excesivos y reducir al máximo todos aquellos que no afecten a temas vitales como salud, educación y seguridad", explicó.

¿Cree que estamos a la puertas de un impuestazo? -le preguntaron.

Yo no estoy de acuerdo con ninguna suba de impuestos. Fui gobernador ocho años y en los cuatro años de mi último gobierno no aumentamos ningún impuesto. Pudimos llevar adelante el plan de obras públicas más importante que ha tenido la provincia, dejamos más de cien obras de ejecución, que son las que está inaugurando este gobierno y dejamos más de 1.650 millones de pesos en efectivo en caja, sin aumentar los impuestos. De manera que queda claro que se puede gobernar y hacer obras sin aumentar impuestos contestó Obeid.

Binner restó importancia al planteo de Obeid sobre "un exceso en el gasto público" y la necesidad de achicarlo. "Esto no es así", contestó. "Los números son muy claros. El déficit está vinculado fundamentalmente a la demanda social que existe, a la incorporación de docentes y de personal sanitario, a incrementos de los salarios en el sector público que en 2008 significó 1.200 millones de pesos y en 2009 vamos a llegar a 900 millones. Estamos hablando de presupuestos que no se han movido y además hay una retracción en la recaudación. Ya lo hemos manifestado, el déficit está en los 508 millones de pesos y es parte del déficit que tienen todas las provincias argentinas", agregó el gobernador.

Obeid dijo que le dejó la provincia ordenada.

Sí, claro, no ponemos en duda eso admitió Binner. Y aclaró: "Pero a partir de allí, con un presupuesto que no se ha movido desde el año 2007 hemos avanzado en incrementos importantes de los salarios públicos y afrontamos el gasto social, el de salud y el de educación que siguen creciendo.

Comentá la nota