Carta Abierta a los platenses: Del compromiso periodístico al compromiso social.

Desde hace un tiempo he estado reflexionado en cómo participar más activamente en los problemas de la ciudad y cuál sería el camino más adecuado para hacerlo. Para que nuestra democracia crezca y se desarrolle tenemos que participar y comprometernos definitivamente. No hay medias tintas.
Desde que era adolescente fui militante de aquella política jerarquizada como ‘”el arte de lo posible”. Hoy, y ya desde mi profesión, estoy cerca de la política, pero quiero participar activamente en ella. ¿Para qué incursionar en esta actividad si me va bien en la vida como periodista y escritor?, ¿para qué meterme en política si tiene pésima imagen? Sé que uno puede participar y comprometerse desde diferentes lugares: desde las ideas, el corazón, la solidaridad, la lucha. Sentí que la mejor manera de empezar a comunicarme era escribir esta Carta Abierta para contarles quién soy desde lo personal y lo profesional y cuáles son mis certezas sobre algunas de tantas cosas que hay que mejorar en La Plata, nuestra ciudad, la de todos.

Mi padre era trabajador y mi vieja ama de casa. Ninguno de los dos había terminado la escuela primaria pero desde pequeño nos inculcaron, a mi hermano y a mí, que teníamos que esforzarnos, ser honrados, estudiar, tener una carrera y nunca perder la esperanza del progreso y una vida mejor. Creo que lo logré. Me esforcé, trabajé desde que tenía 11 años para ayudar a mis viejos a costear mis estudios. No fue fácil. Hoy soy licenciado en Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. Fui exitoso en mi profesión como periodista de investigación; logramos, junto a un grupo de profesionales de diferentes áreas, formar un buen equipo de trabajo para ayudar a gente desesperada que realmente lo necesitaba en el tema de la manipulación sectaria. Publiqué 12 libros, de los cuales varios fueron best seller. Tengo a Gabriel, mi hijo de 25 años, y a Valentina, de 20.

Hace tres años comencé a trabajar junto a Carlos Castagneto, un platense que soñaba y sueña conducir la ciudad de La Plata. Recorrimos cada barrio, cada cuadra y cada casa de diferentes zonas de la ciudad, presentando propuestas concretas e innovadoras para la ciudad y detallando la forma de llevar a cabo esa política: honestidad, sencillez, solidaridad y, fundamentalmente, respetar a cada uno de los vecinos para terminar con ese viejo sistema de la rosca política que todo se compra y todo se vende. Y es, desde este nuevo espacio donde todos opinamos libremente, que me planteé la posibilidad de trabajar desde el Concejo Deliberante.

Ideológicamente, integro el campo nacional y popular. Apoyo al gobierno nacional pero lo critico y disiento cuando considero que hay que hacerlo. Quiero ser concejal de todos los platenses y eso significa ser un representante de la comunidad en general y de cada persona en particular. Representar no es sólo una palabra cuando está asociada a fidelidad. Prueba de ello es que, en caso de lograr llegar al Concejo Deliberante, pongo (sin usar el potencial “pondría”), de inmediato a mi asunción, mi renuncia ante los vecinos si no cumpliera con lo prometido. Nunca me quedaría atornillado a la silla de concejal.

Esta Carta Abierta es el inicio de un diálogo con mis vecinos. Un ida y vuelta con la personas. Les iré presentando en mi blog mis ideas, mis sueños, mis proyectos para mejorar la ciudad, y leeré atentamente lo que ustedes opinen, especialmente a los que discrepen conmigo. En definitiva, los compañeros de mi espacio político y los vecinos en general decidirán si es viable que deje mi actividad periodística y trabaje desde el Concejo Deliberante en los temas que considero que estoy preparado para ayudar. Tengo ideas y tengo propuestas. Voy a hablar de los temas que conozco, detesto escuchar gente que, desde ciertos lugares de poder, “guitarrea”, creyendo, a esta altura del partido, que la gente es tonta. No es mi estilo. Voy a presentar en los próximos días y semanas algunas propuestas que me parecen importantes para la ciudad:

1) Un Programa Integral de Cultura para desarrollarla tanto en el centro como en los barrios, para que en poco tiempo La Plata se convierta en la Capital de la Cultura de la Argentina. Creo que, como platenses, nos los merecemos.

2) Crear una Comisión de Estudio y Asesoramiento sobre el accionar de sectas y grupos de manipulación psicológica dentro del Municipio.

3) La Plata se merece tener una política integral para acercar el turismo nacional e internacional a nuestra ciudad.

El Concejo Deliberante no está para resolver la crisis económica de Wall Street ni implementar la política económica de América Latina. El Concejo esta para resolver los problemas del vecino, que nos permita vivir mejor a todos los platenses. Que tengamos seguridad, mejorar y ordenar el tránsito, mejor transporte público, salud, educación para todos, que en definitiva no es nada especial, sólo es vivir como corresponde, no sólo a algunos sino todos los ciudadanos.

Necesito definitivamente recibir el apoyo de todos: los que piensan como yo, los que disienten, los escépticos y los optimistas; de todos los que coincidan en recuperar la dignidad de la gente y el esplendor de esta ciudad.

Que esta Carta Abierta y mi blog nos permitan dialogar y pensar todos juntos en que la participación ciudadana es fundamental para mejorar la vida democrática. Nos convencieron de que es más fácil comprar el miedo que la esperanza. Pero en este blog hay que apostar a la acción por la esperanza: modificar la realidad y vivir como corresponde.

Comentá la nota