Carrusel: Jaque, feliz por la presencia de la Presidenta

Carrusel: Jaque, feliz por la presencia de la Presidenta
El desfile vendimial convocó a miles de personas en las calles del centro mendocino para participar del tradicional festejo, que tuvo a Cristina Kirchner en el palco oficial.
El Carrusel vendimial convocó a miles de personas en las calles del centro mendocino para participar del tradicional festejo, que tuvo dos momentos clave: cuando Mirtha Legrand y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegaron –por separado y con casi una hora de diferencia– al palco oficial. Primero lo hizo la conductora, quien se ubicó entre el Gobernador, Celso Jaque, y del Vicegobernador, Cristian Racconto. Mirtha, en sus declaraciones, pidió respeto por el campo, palabras por demás significativas teniendo en cuenta que estaba en una fiesta íntimamente ligada al sector productivo y que la Presidenta en los últimos meses no tuvo la mejor relación con el sector.

Más tarde, Jaque se retiró del palco junto con el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, con rumbo hacia el aeropuerto para recibir a Cristina, quien llegó al Carrusel alrededor de las 13.15, pudiendo disfrutar menos de media hora del desfile. Cuando la Presidenta salió de la cochera del hotel Hyatt para dirigirse al sector en donde estaban ubicados todos los funcionarios, decenas de periodistas de toda la provincia, del país y del mundo quisieron hablar con ella, tarea que no resultó sencilla debido al enorme despliegue policial y de la seguridad de la Presidencia.

La jefa de Estado no habló demasiado, solo dijo que estaba feliz de estar en Mendoza y que “si a los mendocinos les va bien es porque les va bien a los argentinos, y en este año hemos batido récord de exportaciones de vinos, lo que para nosotros es un gran orgullo”. En tanto, Jaque dijo que estaba “muy feliz de tener a una amiga en casa”. Mirtha y Cristina solo se saludaron con la mano, estuvieron ubicadas a varios metros de distancia y ni se miraron.

Cristina vino acompañada del jefe de Gabinete, Sergio Massa, de la Ministra de Producción, Débora Giorgi, y del ministro del Interior, Florencio Randazzo. En tanto, la ministra de Salud de la Nación, Graciela Ocaña y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, estuvieron en el palco desde temprano, cerca de las 10.30, cuando comenzó el desfile.

La sola presencia de la Presidenta bastó para que Jaque y su gabinete desbordaran de felicidad, cosa que se les notó en el rostro. Sin embargo, un momento poco feliz para el Gobierno fue cuando unas 400 personas de distintas entidades sindicales de la provincia, ni bien comenzó el desfile, irrumpieron frente al palco y reclamaron por el tarifazo, los aumentos salariales, el trabajo en negro y el trabajo infantil. El ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, el subsecretario de Seguridad, Carlos Rosas, y el jefe de la Policía, Luis Pariggi, acompañaron la manifestación hasta que salieron del sector vallado. En tanto, el ministro de Gobierno, Mario Adaro, trató de conciliar con la multisectorial, que finalmente logró protestar en la cara de los funcionarios, que no pudieron ocultar su malestar.

Comentá la nota