Carrión: “Si Zúccaro quiere un amigo, que se compre un perro”

El edil habló en la sesión especial en la que se conformó una comisión que lo investigará. Siguieron las amenazas cruzadas con el bloque oficialista. El senador José Molina salió en defensa del intendente Zúccaro.

En el marco de una sesión plagada de amenazas cruzadas, el Concejo Deliberante decidió ayer conformar una comisión investigadora que analizará una serie de elementos que complican al concejal Héctor Carrión en supuestas ocupaciones de tierras públicas y privadas, en la zona de Zelaya.

La comisión estará integrada por un concejal de cada bloque y será encabezada por los ediles Carlos Olivera y Miguel Saric, quienes deberán analizar las denuncias formuladas contra Carrión, que lo ponen como supuesto operador en el manejo discrecional de tierras en Zelaya.

La sesión de ayer sirvió además, para poner en evidencia la decisión política tomada por el oficialismo, de separar al edil acusado del bloque zuccarista: La banca de Carrión estaba a un metro del resto de sus pares.

La sesión arrancó pasado el mediodía, y a poco de comenzar el presidente del HCD, Marcelo Leónidas Castillo, le dio la palabra al concejal de Zelaya, quien disparó duras críticas contra el Intendente.

Más tarde fue el turno de Olivera, quien en nombre del oficialismo le reclamó a Carrión que no agrediera. Minutos después llegó el pedido de cierre del debate, poniendo fin a una sesión que tuvo solo dos oradores.

De hecho este último punto fue cuestionado por los concejales opositores Diego Ranielli y Marcela Campagnoli. Ambos se pronunciaron a favor de haber prolongado la discusión y profundizar en el tema.

Finalmente y con aprobación unánime, el Concejo decidió conformar una comisión que investigue el accionar de Carrión, a partir de los elementos presentados y de aquellos que se puedan recabar.

Amenazas cruzadas

Lejos de parecerse a un proceso objetivo y parcial, la sesión de ayer estuvo plagada de acusaciones cruzadas que desnaturalizaron el procedimiento que plantea el reglamento del HCD.

Es que, primero Carrión, aprovechó su banca para seguir disparando munición gruesa en contra del intendente Zúccaro, a quien acusó de “seguir dividiendo a todos los sectores”, tal como lo hizo en declaraciones anteriores.

“Quisiera darle un mensaje al señor intendente: No divida más a todos los sectores y que se dedique a trabajar”, arrancó el concejal acusado, disparando luego una frase que forzó la respuesta del oficialismo.

“Si sigue dividiendo a todos los sectores, se le va a hacer muy difícil tener un amigo, y para tener un amigo, se va a tener que comprar un perro”, dijo Carrión, dando por concluido el uso de la palabra.

El encargado de contestar fue el jefe de bloque del oficialismo, Carlos Olivera, quien le pidió “al concejal Carrión, que está hablando de que no quiere enfrentamientos entre peronistas, que deje de agredir”.

Seguidamente lanzó una serie de palabras que fueron leídas por el edil acusado como una amenaza, y que podrían desnaturalizar el procedimiento que se le sigue: “Si agrede a nuestro conductor político vamos a contestar y vamos a perder objetividad. Si quiere una comisión objetiva, que deje de agredir”.

Según Olivera, “duele decirlo, pero hace unos días, antes que se produjera esta situación, Carrión era un perrito faldero que acompañaba al costado”, haciendo referencia al lugar que ese legislador ocupaba antes de que se produjera la denuncia en su contra.

“No quiero entrar en estas cuestiones y me cuesta mucho no contestar. Pido por favor que pasemos a constituir la comisión investigadora, y que no mezclemos más las cosas.

Si queremos una comisión investigadora justa y objetiva, no mezclemos más las cosas”, cerró el jefe de bancada del oficialismo

La sesión de ayer cerró con gritos en contra del Gobierno y de los ediles oficialistas, que partieron desde la barra, integrada casi en su totalidad por seguidores y familiares de Carrión.

“Corruptos”, y “ladrones”, fueron algunos de los términos que los allegados al edil lanzaron contra los presentes, manifestaciones que llegaron con abrazos y sollozos por la decisión tomada por el HCD.

Molina dice

El senador José Molina salió ayer al cruce de las declaraciones de Carrión en torno al ataque a Zúccaro, asegurando que el jefe comunal “no necesitará comprarse ningún perro, porque tiene muchísimos amigos. Seguramente cuando se retire de la función pública, tendrá muchos más”.

Molina dijo además que “el Intendente hace las cosas bien, y es por eso que cosecha el reconocimiento de la comunidad”, a la vez que recordó el paso de Zúccaro por el Concejo Deliberante.

“Cuando (Zúccaro) era concejal, atendía más de 50 personas por día y nunca le cobró a nadie. Siempre lo hizo de buena voluntad”, remarcó el senador derquino, sembrando más dudas sobre la figura de Carrión.

Comentá la nota