Carrió: la situación es "dramática"

Mientras la presidenta Cristina Kirchner defendía en El Salvador su proyecto de estatización del sistema jubilatorio, Elisa Carrió dejó de esconder su indignación con el Gobierno y presagió tiempos dramáticos para el país.
"Cristina parece [Fernando] De la Rúa y Kirchner el [Domingo] Cavallo de diciembre de 2001", afirmó ayer la líder de la Coalición Cívica, y acusó a la pareja presidencial de "llevar adelante la destrucción sistemática del país".

También la emprendió contra el presidente del Banco Central, al afirmar: "No tiene justificación el señor [Martín] Redrado cuando dice en un off a un diario que el problema es que Kirchner está loco, [?] que lo denuncie, que lo enfrente, para eso ha sido nombrado".

Bronceada y seria, Carrió llegó ayer a la Cámara baja para acompañar la presentación de la mesa legislativa de Derechos Humanos, Trabajo y Vivienda de la Coalición Cívica. Al igual que anteanoche, cuando arengó a su tropa en una cena de festejo por los 25 años de democracia en el país, fue impiadosa no sólo con el Gobierno, sino también con sus ex compañeros de ruta, hoy en el bloque SI, que acompañarían, en general, el proyecto de estatización jubilatoria que impulsa el Gobierno.

"La situación es dramática, no se puede esconder más", afirmó Carrió, y detalló una alarmante realidad de despidos, baja de la actividad económica y problemas financieros. De inmediato, llamó a "los opositores, los jubilados y los hijos de los jubilados a poner el cuerpo y hacer vigilia [el día de la votación] para no ser cómplices".

Afirmó que el dinero de los jubilados irá "al ministro Julio De Vido y a bonos del Tesoro que no valen nada", y cerró toda posibilidad de consenso con otros bloques opositores al reafirmar su "rechazo total, absoluto, al proyecto oficial". "No creemos en la intangibilidad de una banda de ladrones", disparó.

Comentá la nota