Carrió y la UCR rechazaron el plan oficial sobre radiodifusión

Carrió y la UCR rechazaron el plan oficial sobre radiodifusión
Dicen que la ley que quiere la Presidenta pondría "de rodillas" a la prensa independiente
Un paso más hacia la "chavización" del país. Una mordaza a los medios independientes. Una herramienta para amenazar y extorsionar a la prensa alejada del pensamiento oficial. Así definieron ayer la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y el titular del comité nacional de la UCR, Gerardo Morales, al borrador con modificaciones de la ley de radiodifusión, presentado por la presidenta Cristina Kirchner el miércoles pasado, en el Teatro Argentino de La Plata.

Acompañados por distintos dirigentes de sus respectivas fuerzas políticas, Carrió y Morales se mostraron preocupados por la iniciativa oficial, que según la ex diputada "pone de rodillas a las empresas y a los periodistas que trabajan allí".

"Es una ley amenaza. Es como si dijeran: el que ahora no juegue a favor del Gobierno, después de las elecciones sacamos la ley y les sacamos la licencia. Es absolutamente extorsivo", advirtió la ex diputada.

Morales también cuestionó el momento elegido para hacer el anuncio oficial. "Llama la atención, ya que se anuncia un nuevo proyecto y no se han tratado al menos tres proyectos que duermen en el Senado por culpa del oficialismo. Esto tiene tufillo electoral". Y agregó: "Que los medios no se confundan. Los van a perseguir a todos, porque quieren convertir al país en la Venezuela de Chávez".

En una conferencia de prensa efectuada en el instituto Hannah Arendt -acompañados por los diputados Silvana Giúdici (UCR-Capital) y Adrián Pérez (CC-Buenos Aires), el senador Ernesto Sanz (UCR-Mendoza) y el economista de la CC, Alfonso Prat-Gay-, Carrió y Morales cuestionaron con dureza el "criterio discrecional en el manejo de licencias y permisos". Según su visión, eso surge de la lectura del anteproyecto de regulación de los medios, que no incluye a los diarios y las revistas.

Según Giúdici, titular de la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara baja, la categorización de las licencias y la facultad de revisarlas cada dos años, como marca el artículo 38 del proyecto, "son una forma lisa y llana de amordazar a los medios independientes".

Licencias

Morales cuestionó que las empresas de telefonía pudieran acceder a licencias de televisión por cable, potestad incluida en el borrador presentado por el Poder Ejecutivo en aquel bullicioso acto protocolar.

"Esta medida puede terminar de destruir a los medios del interior del país", dijo el senador jujeño.

A su turno, Carrió dejó sentada su posición en relación con el evidente perjuicio que el proyecto ocasionaría a distintos grupos periodísticos, y relacionó la iniciativa con la ofensiva que viene desplegando el kirchnerismo contra el grupo Clarín y otros medios de comunicación audiovisuales. "No tenemos problemas en defender grupos económicos si eso significa defender la libertad de expresión", afirmó la ex candidata presidencial, y dijo tener "autoridad moral" para sostener esa posición, "a diferencia del Gobierno, que votó leyes que favorecieron a esos grupos".

Carrió también puso énfasis en el momento elegido por el Gobierno para efectuar el anuncio. "En un país que está en una situación dramática, con gente en las rutas, inseguridad feroz y miles de desempleados, no podemos discutir el mejor sistema de radiodifusión para la Argentina." Y añadió: "Si no peleamos por esto, quienes hoy están desocupados, inseguros o aquellos que están en las rutas no tendrán voz".

Un rato después de la embestida opositora, el titular del Comfer, Gabriel Mariotto, se defendió de las críticas. "Siempre las presiones pudieron más que la voluntad política. El que no quiere tratar este proyecto quiere la ley de la dictadura", afirmó el funcionario, en relación con la normativa vigente desde 1980.

Al oficialismo también lo habían enojado otras declaraciones de Carrió, que comparó el anteproyecto con la decisión de redistribuir a las provincias parte de las retenciones de la soja. "Es la misma lógica: extorsionan a gobernadores y medios para que jueguen a su favor", sostuvo, aunque opinó que "ya es tarde" para que la opinión pública cambie su visión sobre el Gobierno.

Macri también criticó el proyecto

* El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, también criticó ayer la modificación de la ley de radiodifusión propiciada por el Poder Ejecutivo. "Es otra chicana del Gobierno", definió, y agregó: "No es el momento ni el contexto adecuado para debatir", en referencia al proceso electoral ya en marcha.

Comentá la nota