Carrió quiere ser presidenta y tener ministros peronistas en su gabinete

Carrió quiere ser presidenta y tener ministros peronistas en su gabinete
Cambió de opinión y dijo que le bastan "sólo cuatro años" para "ordenar" el país. Pondría "a Bullrich en (el ministerio de Justicia y) Seguridad", a otro justicialista en Interior y a un dirigente de origen pobre en Desarrollo Social. También tomaría un "café político" con Cleto Cobos, pero después de que deje la vicepresidencia.
En un rotundo cambio de opinión, la lider de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, reconoció que sí, que quiere ser presidente. Pero "solo por cuatro años" para promover los "cambios profundos que necesita el país" deben hacerse en base al "orden". Un eventual gobierno lilista recogería algunas banderas del peronismo. Eso sí: sólo las "republicanas".

En una entrevista concedida a la agencia de noticias DyN, Carrió aseguró que, en un hipotético gobierno suyo, varios de sus ministros serían de extracción Justicialista. "Tendría algunos ministerios en manos de una cultura peronista republicana", admitió la dirigente. Y dio como ejemplo a Patricia Bullrich, ex ministra de Trabajo de Fernande de la Rúa, a quien designaría en el área de Seguridad.

En una entrevista concedida a DyN, Carrió señaló que en el Ministerio del Interior también ubicaría a un dirigente proveniente del peronismo, en tanto en la cartera de Justicia "se lo daría a un o una radical".

"Mis ministros me tienen que responder todos los días, dar cuenta de lo que están haciendo, y los diputados tienen que formarse para responder bien, porque hay algunos que no saben ni leer y escribir", disparó Carrió.

Y agregó: "Cada ministerio podría tener una identidad distinta, plural, pero podrían converger en los mismos principios. También le daría a alguien que vivió en la pobreza para darle el ministerio de Desarrollo Social, porque solo el que conoció la pobreza y salió de ella puede hacer salir de la pobreza a este país, un ejemplo es Toti Flores".

UN FECA. La dirigente chaqueña se mostró predispuesta a tomar "un café político" con Cleto Cobos, dejando en claro que sólo una vez que termine su función como vicepresidente. Ocurre que la titular de la CC critica al también titular del Senado por su posición a medio camino entre el oficialismo y la oposición.

A continuación, los tramos centrales de la entrevista de DyN a Carrió:

- ¿Por qué decidió recorrer las zonas más pobres del conurbano bonaerense?

- Me dediqué al conurbano porque hay que escuchar a la gente. Aprendí mucho, recorrí la comunidad terapéutica donde encontré a chiquitos de 10 años con problemas de adicciones, donde ellos me muestran su cuarto y me dicen "este orden que hay Lilita es parte de la cura". Entonces uno comprende que dentro del desorden que lleva la adicción, la cura conlleva al mismo orden. Me parece que eso es parte de la cura de la Argentina, es como que estamos en la instancia previa al caos, un gran desorden.

- ¿Está tan desordenado el país?

- Hay un gran desorden, económico, social. La única salida es el orden. No hay que tenerle miedo a la palabra orden. El orden no es represión, estoy hablando de un orden de libertad, de ciudadanía, de derecho, republicano. Mientras que nuestro gobierno es una asociación ilícita, que es contrario al orden, que se expresa en negocios, pero también se expresa en mentiras. El orden social requiere una igualdad enorme.

- ¿Y en la relación con el mundo?

- También creo que tiene que haber otro orden en la relación con el mundo. La visita de la presidenta que sólo pudo ir a Cuba para la foto con Fidel y después ir a Venezuela, y no se percata que una nieta de esclavos es la primera dama de Estados Unidos, habla del aislamiento de la Argentina, el país tiene que abrirse, y mucho más a Brasil, Chile, Perú, Uruguay y mucho más al mundo. No, tener un presidente que ande por todo el mundo para sacarse una foto, en vez de ser protagonistas de un cambio mundial en circunstancias muy difíciles pero que está claro que el mundo va a cambiar para bien en unos 20 años. Entonces tenés que estar en la delantera del mundo y nosotros estamos en el túnel del tiempo.

- ¿Otra vez una alianza para llegar al gobierno?

- A mí el pueblo me pidió que unifique a otros sectores. Lo estamos haciendo de la mejor manera posible con personas que nos conocemos desde hace muchos años. Es una instancia importante porque los liderazgos y la conducción en algunos espacios no se discuten, no es como en la Alianza donde el candidato a presidente era De la Rúa y el conductor del partido era Alfonsín. Acá la candidata soy yo y la conductora de la Coalición Cívica soy yo. El partido radical tiene en estos momentos muy buena gente para poder hacer acuerdos de otra naturaleza, aunque hay algunas dificultades en el camino. Y sé que el partido Socialista con Rubén Giustiniani como presidente también los tiene. Y Binner es un buen gobernador y dirigente, entonces se van dando todas las cosas como que mucha gente del peronismo es muy valiosa. Luis Juez es una figura central en Córdoba y tiene esta vocación de coalición. Se va ordenando de una manera distinta a la de esa Alianza que en solo dos meses se armó y nadie se conocía. Estamos trabajando mucho estos acuerdos con personas que nos conocemos desde hace 20 años y eso cambia para que no sea un rejuntado.

- ¿Por qué desde hace varias elecciones deben formar alianzas o coaliciones para vencer al justicialismo?

- En esta oportunidad no. Si el radicalismo está auto vencido, está en proceso de liquidación, se está venciendo asimismo, el tema es cómo hacer la amalgama para armar un nuevo oficialismo plural, democrático, republicano que gobierne el país durante 20 años de una manera diferente. Porque el problema es cómo salir de la historia de los últimos 50 años.

- ¿La gente la quiere?

- Parece que sí, los chicos me quieren mucho, pero sí creo que me quieren.

- ¿Y a ellos que les puede brindar?

- Autenticidad. Con tantos años de cinismo me parece que es bueno volver a la autenticidad, como líderes De Angelis, hay mucha gente auténtica que está saliendo a los liderazgos. Cuando salga electa presidente la gente sabe ya lo que me gusta y lo que no me gusta, puede estar de acuerdo o no, no como estos personajes que aparecen en tres meses salen presidentes y nadie conoce su historia. Me pueden decir que soy loca y muchas otras cosas, pero no pueden decir que robé y que me enriquecí, que pacté, que me financiaron las empresas...

Comentá la nota