Carrió le pega a Néstor donde más le duele: hará otra "visita" al conurbano

Carrió le pega a Néstor donde más le duele: hará otra
Planificó catorce actos en enero y dejó sin vacaciones a sus colaboradores. Esta tarde, de la mano de aliados piqueteros, se sacará fotos en un centro de rehabilitación de drogas en San Miguel, la tierra del "neo K" Aldo Rico.
El conurbano tiene ese no sé qué. Y Elisa Carrió no está dispuesta a perdérselo. La jefa de la CC quiere presentarle batalla al kirchnerismo en su propio terreno, en el que cimentó y garantizó su poderío desde 2003. En lo que será su segunda recorrida preelectoral, visitará esta tarde una comunidad terapéutica de rehabilitación de drogas en San Miguel, tierra del "neo K" Aldo Rico.

Carrió estará acompañada por su principal alfil bonaerense, Margarita Stolbizer. También ira Alfonso Prat Gay, joven economista ortodoxo, al que busca posicionar entre los porteños como su candidato a diputado frente al "tanque" Gabriela Michetti, que muy posiblemente jugará Mauricio Macri.

La de esta tarde será la segunda visita de Carrió al conurbano. La primera la realizó antes de las Fiestas junto a los diputados Mario Cafiero y Carlos Raimundi, en una sociedad de fomento de Isidro Casanova, en el bastión peronista de La Matanza.

ENERO SIN VACACIONES. Carrió dejó sin descanso a todos sus colaboradores y planificó unos 14 eventos de campaña para el comienzo del 2009. En su intento de sumar caudal de votos en la Provincia, habrá charlas con vecinos de barrios del corazón del conurbano, visitas a comunidades terapéuticas, como la de hoy, asentamientos, hospitales, obras de infaestructura sin terminar.

En el comienzo de un decisivo año electoral, Elisa Carrió quiere demostrar que está preparada para gestionar, supuesto déficit que le achacan con constancia y sin piedad sus detractores del Gobierno y la oposición.

Por eso, preparó un enero pleno de actos en los que buscará mostrarse ejecutiva, rodeada de equipos técnicos que aportan soluciones en un momento en el que, según la líder de la Coalición Cívica, "la gente tiene que percibir que hay oposición".

Prat-Gay y Stolbizer, pero también Enrique Olivera, Patricia Bullrich, Gerardo Conte Grand y el diputado Héctor "Toti" Flores acompañarán a Carrió en sus recorridas por la Capital y el conurbano bonaerense, con una meta en común: que la líder de la CC y los dirigentes que la rodean comiencen a ser vistos como una "alternativa de poder".

En esas incursiones, Flores es y será una pieza fundamental. ¿Por qué? Porque este piquetero es el encargado de afinar los contactos con el líder de la Corriente Clasista y Combativa, Juan Carlos Alderete.

Las negociaciones para que la CCC sea la pata piquetera de la coalición están bastante adelantadas. Además de la buena sintonía entre Carrió y Alderete, en la Coalición aseguran que el ex aliado de Luis D´Elía "da con el perfil justo: nadie lo acusó de corrupción y dio salidas concretas a marginados en tiempos muy duros".

Para quienes se resisten a una confluencia entre la coalición y el maoísta Partido Comunista Revolucionario (PCR), cuya conducción integra Alderete, Carrió repite: "El problema de la Argentina es moral, no ideológico".

La presencia física de Carrió se complementará con carteles y afiches a lo largo de la costa bonaerense.

"Prat- Gay+Carrió+Stolbizer", dirán los anuncios, con la cara de la ex diputada entre sus dos principales cartas para intentar derrotar al kirchnerismo en su territorio más sólido.

LILITA DISPUTA EL ESPACIO K Y D. La movida de verano de Carrió tiene como finalidad poner pie firme en el crucial conurbano, dónde las simpatías se reparten entre el kirchnerismo y el peronismo disidente de Eduardo Duhalde.

Por ahora, el matrimonio K por ahora mantiene las riendas de esta gigantesca máquina electoral, a través del contacto aceitado con los barones del conurbano, agrupados en la Federación Argentina de Municipios (FAM), liderados por el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra. Por eso, la presidenta Cristina Fernández y Néstor Kirchner bajan cada vez que pueden al barro bonaerense, ya sea para las más sencillas de las inauguraciones.

Por otra parte, el intento de Eduardo Duhalde de retomar el poder tiene una pata en el conurbano, con una máquina electoral propia. El gran objetivo del ex presidente, dicen en su entorno, es en el 2009 arrebatarle la Provincia al kirchnerismo. De ese modo, podría torcer el apoyo de los barones del conurbano, hoy adeptos a K.

En ese escenario, Duhalde se consideraría a sí mismo el gran elector y no descartaría su propia postulación presidencial en 2011. Sus candidatos a diputado para 2009 son Francisco de Narváez, como prioridad, y Solá, en quien no confía tanto. No se descarta en el duhaldismo que De Narváez compita por pedido de Duhalde con una lista en cuyo segundo lugar esté la senadora Hilda González de Duhalde, a quien está midiendo en las encuestas.

Comentá la nota