Carrió va a la OEA para denunciar un fraude.

Habla de robo de papeletas y abusos.
Robo sistemático de boletas opositoras, presidentes de mesa sin capacitación o que directamente respondían al kirchnerismo y miles de personas que tuvieron que volver a su casa sin votar. Esas son las principales denuncias que Elisa Carrió presentará este miércoles en Washington al director del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), Pablo Gutiérrez.

LA NACION tuvo acceso al documento, de más de 100 páginas, que la líder de la Coalición Cívica llevó en su viaje a Estados Unidos para hacer públicas las irregularidades que la oposición denunció en las últimas elecciones presidenciales.

"Queremos concientizar a la comunidad internacional de lo que está pasando en la Argentina", dijo Carrió antes de partir.

En su denuncia, la jefa de la CC le pide a la OEA que mande al país una misión de observadores para las elecciones legislativas de este año. Es un reclamo testimonial, porque sólo las autoridades electorales y políticas del país pueden elevar formalmente ese pedido.

Pero Carrió justifica ese reclamo con un detallado relato de irregularidades denunciadas ante la Justicia en 2007. "Dirigentes de diversos partidos políticos, en un hecho sin precedentes en nuestra historia moderna, aunaron sus fuerzas para denunciar fraude durante los comicios de octubre de 2007", arranca el texto.

Entonces relata que "el 85,9 % de las autoridades de mesa no habían sido debidamente convocadas" y ante su ausencia "tomaron ventaja los fiscales del partido con mayor estructura [por el justicialismo], que asumieron el control" de muchas mesas.

En esa línea, sostiene que en el municipio bonaerense de José C. Paz el 65% de los presidentes de mesa no eran los seleccionados por las autoridades electorales. Y pone como casos paradigmáticos a Mendoza, San Luis y Córdoba, donde su aliado Luis Juez denunció que el PJ "le robó" la elección.

"Robo sistemático"

"Cientos de mesas en todo el país sufrían el robo sistemático de boletas opositoras y ciudadanos que al ir a votar no encontraban la boleta de su partido eran invitados por autoridades de mesa a votar por otros candidatos", dice en otro apartado.

También habla de las demoras que todas estas irregularidades provocaron y de las miles de personas que ante las largas colas o la falta de boletas "volvieron a su casa sin sufragar".

En la denuncia, que lleva notas periodísticas de esos días y testimonios de damnificados, la CC propone una reforma electoral que incluya el uso de la boleta única y un nuevo método para elegir autoridades de mesa, entre otros cambios.

"Sin embargo, en el orden nacional, el oficialismo niega las mayorías especiales requeridas para una reforma de tipo electoral y avanza hacia la próxima elección sin querer realizar cambio alguno que garantice la transparencia en las elecciones, y que impida repetir estas prácticas fraudulentas", termina el informe que leerán en la OEA.

Comentá la nota