Carrió: "Que hagan lo que quieran con la reforma política; el año que viene la vamos a cambiar"

La diputada electa Elisa Carrió salió a restarle importancia al proyecto de reforma política que el Gobierno enviará al Congreso y consideró que con esa iniciativa el Ejecutivo busca "entretener" a los dirigentes y tratar de que "Néstor Kirchner siga en el poder".
"Que hagan lo que quieran con la reforma política, que nosotros el año que viene la vamos a cambiar", adelantó la dirigente, en alusión a la nueva conformación que tendrá el parlamento el próximo año, con mayoría de opositores.

Para Carrió, "cuando el PJ está en crisis siempre saca una ley para llenar páginas de los diarios y entretener a los políticos con las internas".

En ese sentido, Carrió insistió en que no le "preocupa" el proyecto oficialista para modificar el sistema de elección de candidatos en todos los partidos, aunque acusó al Gobierno de buscar con eso desviar el foco de atención sobre la pobreza, a la que identificó como el principal problema a abordar.

Carrió fue una de las dirigentes que no concurrió a la mesa de diálogo que el Gobierno abrió para consensuar con los partidos de la oposición una reforma al actual sistema político.

En estos momentos, el ministerio del Interior a cargo de Florencio Randazzo se encuentra dando los trazos finales al proyecto que fue discutido con representantes técnicos de todos los partidos políticos, tras una ronda de consultas que culminó la semana pasada.

En los próximos días, la presidenta Cristina Kirchner anunciaría oficialmente el envío del proyecto al parlamento para su debate y aprobación.

La reforma establecería la realización de elecciones primarias obligatorias y abiertas para todos los partidos y modificaciones en la financiación de las fuerzas, entre otras cuestiones.

# Pobreza

Carrió salió a rechazar el proyecto destinado a combatir la pobreza que enviará el Gobierno nacional al Congreso en las próximas semanas, al señalar que permitirá la continuidad de prácticas "clientelares".

Carrió dijo que su partido desde hace 12 años impulsa una asignación universal por hijo que alcanzará a todas las familias, ricas y pobres, mientras que el Gobierno impulsa un plan "focalizado" a sectores de bajos recursos.

Si se aprueba esto, "los chicos pobres van a ser esclavos de Kirchner", aseguró Carrió durante una conferencia de prensa en el Instituto Hanhah Arendt.

Según su visión, "con un plan universal ningún chico quedará como rehén de un gobernador o intendente".

Señaló también que envió cartas y se reunirá con las autoridades del Episcopado para hablar sobre el tema, luego de que la Iglesia expresara en reiteradas oportunidades su preocupación los altos niveles de exclusión social.

"Vamos a aclararle al Episcopado para perfectamente cuál es la salida y cuál es la trampa y para que no sea manipulado un proyecto que nos costó 12 años de trabajo", completó.

Comentá la nota