Carrió: "Esta ley va por todo el periodismo libre"

Antes de presentar su nuevo partido, habló del proyecto del kirchnerismo sobre los medios
De muy buen humor, más antikirchnerista que nunca y tan tajante como siempre. Así volvió Elisa Carrió del silencio político que se autoimpuso por más de dos meses mientras se recuperaba de un problema grave en sus cervicales.

Ansiosa por los preparativos de su reaparición pública el próximo viernes, cuando presente en sociedad su nuevo partido, Carrió dialogó ayer con LA NACION para explicar su estrategia de fortalecer a su espacio y descartar rumores de ruptura con sus socios del Acuerdo Cívico y Social.

Además, por primera vez desde que la ley de radiodifusión del Gobierno llegó al Congreso, Carrió explicó los motivos por los que rechaza la ley de medios: "Estoy convencida de que esta ley va por todo el periodismo libre de la Argentina. Hoy es contra Clarín y mañana va a ser contra otro. No es sólo la pelea contra un medio, lo que buscan es dejar sin libertad de expresión al país, maniatar al periodismo libre".

El razonamiento que sigue Carrió para llegar a esta conclusión se basa en la propuesta oficial de dividir el espectro radioeléctrico en tercios. "El tercio que va manejar el Estado lo van a controlar los Kirchner, el tercio que es para las ONG va a quedar para los grupos adictos a ellos o sus punteros políticos y en el tercio que queda en manos privadas van a hacer entrar a sus amigos capitalistas", resumió a LA NACION.

El tema trajo cortocircuitos con sus aliados del socialismo, que votaron en favor del proyecto kirchnerista en general. "Amantes de segunda del kirchnerismo", los habían llamado desde el entorno más cercano a Carrió, pero ayer ella misma dejó atrás el enojo.

"¡Si yo a Giustiniani lo quiero!", lo mimó a Rubén Giustiniani, titular del Partido Socialista y su candidato a vicepresidente en 2007.

Carrió hizo notar que su partido también integra el frente santafecino que comanda Hermes Binner y que ganó el domingo pasado. "En lo único que tuvimos diferencias, en el voto por la ley de medios", minimizó.

Conciliadora

Pero el regreso de Carrió parece signado por varios gestos de recomposición, no sólo con los socialistas.

"Mi discurso del viernes va a ser en tono conciliador al pueblo argentino, y no voy a hablar de política interna", adelantó para aventar las versiones de que abandonaría el Acuerdo Cívico y Social (ACyS) que integra con los socialistas y radicales.

Carrió sabe que esas versiones salieron de sus filas, en las que algunos apuestan a la ruptura inmediata con sus socios. Pero ella está dispuesta a esperar. Ya retomó el diálogo con los radicales que quieren frenar el avance del vicepresidente Julio Cobos (su mayor enemigo interno) en la UCR, y ella espera que lo consigan.

"Cada partido está en su propio proceso interno y nosotros somos muy respetuosos", se limita a explicar Carrió, que cree que el ACyS fue un pacto electoral y ahora hay que rearmarlo con propuestas.

Pero eso podría fallar, por eso tomó previsiones. Este viernes lanzará el partido Coalición Cívica-ARI, en el que les dio lugar a todos los sectores sociales, intelectuales y productivos que ya la acompañan en su frente.

"Si antes querían ser candidatos necesitaban mi dedo, ahora la participación de los independientes va a estar institucionalizada", explicó. Con una estructura moderna similar a la del PSOE español, para Carrió es el modo de despersonalizar las decisiones y fortalecer la CC a nivel nacional

Comentá la nota