Carrió se enfoca en la Ciudad para acercarse a Michetti

Carrió se enfoca en la Ciudad para acercarse a Michetti
Dedicará las últimas dos semanas a achicar la diferencia con el PRO. Admite estar entre 5 y 8 puntos abajo; y reconoce que debería haber ido segunda en la lista del Acuerdo Cívico
Elisa Carrió está convencida de que los porteños deciden su voto "en las últimas 72 horas" y, pensando en ese momento, pondrá fin desde mañana a las recorridas por el interior del país para enfocarse por completo en la elección porteña. Las encuestas muestran que la lista que integra está varios puntos debajo de la postulante del PRO, Gabriela Michetti, (ver infografía) y la chaqueña se propuso acortar esa brecha en las dos semanas que quedan de campaña. "Diferencia hay. Eso hay que reconocerlo. Son cinco puntos que, proyectados, pueden ser ocho. Es lo que vamos a intentar descontar esta semana", explicó ayer ante un grupo de candidatos, dirigentes y periodistas en un bar porteño.

La líder de la Coalición Cívica considera tener en la Ciudad un "voto duro" del 22 por ciento y estima que los sondeos aún no lo reflejan porque ella entrará "recién ahora" en la campaña porteña. "Le voy a hablar directamente a la Capital. El interior tiene claro que hay dos alternativas, el Acuerdo Cívico o alguna vertiente del PJ. Sólo faltan Capital y Provincia y eso decantará. No creo que esta semana, pero el electorado porteño se va a clarificar", confió.

Para ayudar a esa "clarificación", el Acuerdo Cívico imprimió en sus boletas el nombre de Carrió en gran tamaño, parejo con el de los dos primeros postulantes de la lista, Alfonso Prat-Gay y Ricardo Gil Lavedra. Ella cree que la obstinación por ir tercera en la nómina de candidatos podría terminar perjudicándola en los números del 28 de junio. Aunque no lo admitirá en público, la chaqueña reconoce en la intimidad que ella debería haber ocupado el segundo lugar, detrás de su economista estrella.

Según indicó ayer Prat-Gay a El Cronista, el Acuerdo Cívico necesita el 15 por ciento de los votos para lograr entre tres y cuatro diputados, "dependiendo de la fragmentación de los que vienen abajo". Justamente en ellos puso el ojo Carrió. El más relegado de ese pelotón, el ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra, perdió en las últimas tres semanas más de cinco puntos que, según el encuestador Ricardo Rouvier, "fueron en primer lugar hacia Prat-Gay y Carrió".

Pero de ese espacio progresista-peronista, el que más preocupa a la chaqueña es Fernando "Pino" Solanas, uno de los pocos candidatos porteños que mostró un crecimiento sostenido y que puede sacarle a Carrió votos opositores "por izquierda". Por eso, la ex diputada salió a marcar en los últimos días la cercanía del cineasta con el kirchnerismo y le pidió a su equipo de prensa que reflote la foto de Solanas con el ministro Julio De Vido.

Además, siguiendo una estrategia de manual, concentrará también la atención en los indecisos. "Estamos ahí, con unos puntos más ya entran cuatro. Yo veo el doble de adhesión que en 2007. Y la percepción de quien participó en diez campañas no es cosa menor. Por eso digo que en Capital hay una diferencia, pero la vamos a descontar", aseguró ayer ante su tropa. Le quedan 14 días para intentar que su deseo se vuelva realidad.

Comentá la nota