Carrió descuidó el distrito porteño y quedó tercera

Carrió descuidó el distrito porteño y quedó tercera
Recibió como un triunfo la elección del ACyS en todo el país
"El objetivo era esta gran victoria. Y si era yo la que tenía que entregar algo, lo haré en nombre de este triunfo."

Con una mezcla de alegría y resignación, Elisa Carrió admitió ayer, pasadas las 22.30, que la aceptable elección nacional de los candidatos del Acuerdo Cívico y Social, y la derrota del kirchnerismo a nivel nacional, no se extendió a la Capital, su principal distrito electoral y base para el sueño presidencial de la líder de la Coalición Cívica.

Un sueño que quedó trunco o que al menos sufrirá un paréntesis que incluirá fuertes cuestionamientos internos a su estrategia de no encabezar la lista de postulantes a diputados nacionales.

"Para la UCR es una elección extraordinaria. Para mi fuerza, también. Y para mí... bueno, los últimos serán los primeros", dijo Carrió a LA NACION cerca de la medianoche, con buen humor y sin remordimientos por haber sido tercera en la lista porteña.

Y quizás en la decisión de no enfrentarse de manera directa con la ex vicejefa de gobierno en la pelea porteña esté la clave de la derrota de ayer. Una jornada larga y tediosa en la que se confirmó el tercer puesto del ACyS y la posibilidad, latente hasta última hora, de que Carrió no lograra ingresar como diputada para un nuevo período a partir del 10 de diciembre.

Según los últimos datos conocidos, la lista encabezada por Prat-Gay superaba apenas el 18% de los votos, muy lejos de Proyecto Sur, de Fernando Pino Solanas, y todavía más lejos de Michetti, cuyos guarismos (apenas por encima del 30%) le permitieron a Carrió lograr una banca y especular con una recuperación a futuro a partir del trabajo parlamentario en un bloque de 80 miembros y de neta oposición al kirchnerismo.

"Mi liderazgo es nacional, no se jugaba en esta elección", dijo Carrió, aunque el tercer puesto en su distrito cabecera complica sus deseos de batallar por la presidencia, teniendo en cuenta las buenas performances de Julio Cobos y Hermes Binner en Mendoza y en Santa Fe, respectivamente.

Servir, no liderar

Por la mañana, Carrió fue a votar a la escuela Onésimo Leguizamón, frente mismo a su casa de Barrio Norte, y dejó algunas pistas de su futuro. "Entre liderar y servir, prefiero servir", dijo al enjambre de periodistas que se juntaron para escucharla.

Luego de ignorar a su doble del programa de Marcelo Tinelli, que intentó en vano acercársele y charlar con ella, dejó a LA NACION otras definiciones. "¿Si me van a facturar la derrota en la Capital? Si pierdo, seguro. Y si nos va bien, también", se sonrió mientras deglutía unos sándwiches y atendía a la prensa.

Pasó la tarde sin aparecer por el búnker del AcyS, en el Palais Rouge, al que sí se asomaron bien entrada la noche otros dirigentes, como el titular de la UCR, Gerardo Morales; la jefa de campaña, Patricia Bullrich, y los candidatos porteños Prat-Gay y Ricardo Gil Lavedra.

Cerca de las 21 tomaron el discurso de Carrió y hablaron de un "triunfo en todo el país". Dieron como ejemplo las excelentes performances del espacio en Santa Cruz, Entre Ríos y Río Negro, aunque ignoraron los datos de los dos principales distritos en lo que hace a su influencia electoral.

Tal como advirtió Carrió, el pase de facturas no tardará en llegar a partir de hoy. Es que muchos de sus nuevos socios radicales, y algunos de sus propios aliados de la Coalición Cívica, no entendieron su jugada desde un comienzo. Le atribuyeron temor a una derrota directa en su principal distrito, aunque ella dejó en claro desde un principio que el afecto que tenía hacia Michetti le hubiera impedido castigarla con las habituales chicanas y golpes bajos de la política en campaña.

"No me arrepiento. El objetivo era recuperar bancas y construir una fuerza legislativa nacional. Lo hicimos. Todos ganaron y yo perdí, esto es un touch", se rió la líder de la Coalición Cívica al final del día, aunque sabe que los reproches comenzarán hoy.

LO MEJOR

Primera oposición nacional

* Logró reunir, junto con la Unión Cívica Radical (UCR), una fuerza nacional que tendrá 80 diputados y 24 senadores, y será la primera fuerza de oposición en el Congreso.

LO PEOR

Retroceso en la Capital

* Elisa Carrió descuidó la Capital Federal y terminó tercera en el mismo distrito en que hace dos años había ganado en las elecciones presidenciales. Quedó en desventaja respecto de Julio Cobos y Hermes Binner por la presidencia rumbo a 2011.

Comentá la nota