Carrió se concentra en la Capital para alcanzar a Michetti

La líder del Acuerdo Cívico y Social limita sus viajes al interior; apelará al voto independiente
uego de varias semanas de extenuantes giras por el interior junto al titular de la UCR, Gerardo Morales, Elisa Carrió y su equipo de campaña del Acuerdo Cívico y Social decidieron un cambio de timón en su estrategia electoral.

Con el objetivo de achicar las distancias que la candidata de Pro, Gabriela Michetti, sostiene según los sondeos de opinión, Carrió se concentrará en la pelea porteña durante el último y decisivo tramo de la campaña.

Su cabeza de lista porteña, Alfonso Prat-Gay, pero también Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, candidatos del Acuerdo Cívico y Social en la provincia de Buenos Aires, la ayudarán en la estrategia global para las próximas semanas: una táctica con duras críticas repartidas al kirchnerismo y a Pro, sumada a la intención nada ingenua de mostrarse como la verdadera oposición nacional al kirchnerismo y convencer así a los votantes independientes de la zona metropolitana.

"Gabriela Michetti tiene atributos positivos y es muy simpática. Pero para enfrentar a Néstor Kirchner y al narcotráfico hace falta el coraje que tiene Carrió", dijo a LA NACION Fernando Sánchez, primer candidato a legislador porteño del Acuerdo Cívico y Social (ACyS), para graficar el cambio de discurso en el distrito. Patricia Bullrich, jefa de campaña del espacio junto al radical cordobés Mario Negri, insistió en el mismo sentido. "Macri abandonó su idea de partido nacional y se entregó al PJ", afirmó la diputada nacional y ex ministra de Trabajo aliancista.

Nadie en el espacio reconoce de manera pública que el cambio es una táctica para acortar distancias con Michetti, que marcha cómoda al tope de las encuestas porteñas.

En la UCR y la Coalición Cívica confían, eso sí, en que la presencia de Carrió en Capital acompañe una suba en las acciones de la lista que encabeza Prat-Gay, que, según las mediciones propias, mide mucho menos solo que acompañado por su mentora política, aunque es bien aceptado por los sectores medios y altos y el empresariado nacional.

"Nos vamos a dividir el 60% del electorado. Yo el voto radical ya lo tengo y peleamos [con Michetti] el de los liberales y los independientes", suele repetir Carrió a sus íntimos en sus reuniones privadas. Allegados a ella lamentan el presente del ex titular de Recrear, Ricardo López Murphy, que a pesar de no estar bien en las encuestas está haciendo campaña por el ACyS en barrios porteños y bonaerenses.

La gran pelea

La sociedad con Morales, con quien Carrió compartió los viajes por el noroeste argentino y La Pampa, y con quien mañana estará en Entre Ríos, marcha a la perfección e influye para bien en la dura pelea bonaerense contra el ex presidente Néstor Kirchner y el peronista disidente Francisco de Narváez.

¿Cómo competir en ese duro y crucial terreno? El radicalismo confía en aportarle muchos votos a Stolbizer desde las intendencias que maneja en el interior bonaerense. "Estamos muy bien en varios distritos, aunque en el conurbano la cosa parece diferente", se sinceró a LA NACION Mario Barbieri, intendente de San Pedro y candidato cobista en la lista del acuerdo bonaerense. Stolbizer y Alfonsín apuestan a recorrer palmo a palmo la provincia en los días que restan, con el aura del hijo del fallecido ex presidente como motivación adicional para los fieles a la UCR. "Desde 1983 que no veo algo así", se entusiasma Alfonsín, sobre sus cotidianos actos de campaña.

Stolbizer y la UCR ruegan que el vicepresidente Julio Cobos deje a un lado su reticencia a salir de su distrito (Mendoza) y acepte, cuando menos, una instantánea con ellos para arrimar más votos. La estrategia de nacionalizar la campaña se trasladará a la provincia. "La pelea entre Kirchner y De Narváez es una pelea de entre casa. Al otro día de las elecciones, volverán a estar juntos La única oposición real somos nosotros", repite Stolbizer. "La sociedad, el votante independiente, tiene que saber que son lo mismo", afirman allegados a Carrió, que se prepara, a pesar de lo mucho que la agotan los viajes y las recorridas, para un intenso final de campaña metropolitana para torcer el destino adverso que parece acechar a su espacio en los dos principales distritos del país.

Comentá la nota