Carrió, de campaña en Rosario

Como si hubiera presentido que le llegarían malas noticias desde la Capital, Elisa Carrió estuvo ayer en Rosario para apoyar a los candidatos de ARI en el Frente Progresista que encabeza el socialismo en Santa Fe.
No fue casualidad, sin embargo, que Carrió no se refiriera a su distrito en los encuentros que tuvo con la prensa y siguiera su estrategia tendiente a nacionalizar la elección y priorizar la cantidad de bancas que el Acuerdo Cívico y Social (ACyS) obtendría en todo el país. "Aquí lo único claro es que hay dos proyectos posibles: el del PJ en sus dos caras y el del Acuerdo Cívico, que está a lo largo de todo el país. Parece que [Francisco] De Narváez está corcoveando arriba del caballo", indicó Carrió, un día después de que el candidato de Unión-Pro denunciara un presunto pacto entre la ex diputada y el propio kirchnerismo para evitar el avance de su lista.

Dispuesta a sacar rédito de las buenas perspectivas del Frente Progresista en las elecciones del domingo, Carrió reiteró que con el gobernador Hermes Binner los separan "diferentes estilos", aunque " estamos de acuerdo en los principios y en los objetivos". Lamentó que el rival del PS Carlos Reutemann "nunca se haya ido del PJ", mientras su postulante porteño Alfonso Prat-Gay recorría una villa porteña y criticaba a Gabriela Michetti.

Comentá la nota