Carrió cambia y admite que podría ser candidata a diputada.

"Lo definiré a último momento", dijo; opinó que "Macri será el postulante de Duhalde".
Con el escenario electoral convertido en un enorme tablero de ajedrez, Elisa Carrió medita su próxima jugada. Ya movió su rival Mauricio Macri, jefe del gobierno porteño y líder de Pro: escogió arrimarse a los justicialistas Felipe Solá y Francisco de Narváez. La jefa de la Coalición Cívica festeja; con Macri asociado al PJ, el espacio opositor se presenta libre para el frente que ella encarna junto a la UCR y el socialismo, afirma. Así las cosas, ahora no descarta competir como candidata a diputada nacional en octubre.

"El panorama está ordenado: el PJ competirá en sus dos vertientes, el kirchnerista y el duhaldista, disidente, que ahora incorporó a Mauricio Macri. Esta es la demostración clara de que si Macri compite en 2011 será el candidato del peronismo con Eduardo Duhalde como arquitecto", asevera la jefa de la Coalición Cívica (CC) sobre su principal rival en la ciudad.

La tercera pata del trípode es el flamante frente que la CC articula con la UCR y el socialismo. "Somos la verdadera oposición; lo demás es gatopardismo. Nada garantiza que los que hoy se dicen peronistas disidentes, entre quienes ahora recala Macri, no terminen pactando con [Néstor] Kirchner para darle impunidad [al ex presidente]", sostiene Carrió.

En este nuevo esquema, Carrió evalúa seriamente la posibilidad de presentarse como candidata por Capital: "Siempre he dicho que estoy dispuesta a competir si es necesario, pero el primer candidato en nuestra nómina es y seguirá siendo Alfonso Prat-Gay. Yo definiré a último momento si me sumo; nadie me apura".

Contra Michetti

No lo admite en público, pero Carrió podría salir a la palestra electoral si Macri juega su carta fuerte, la vicejefa porteña Gabriela Michetti, como primera candidata de Pro para la Cámara de Diputados. Es la alternativa que más seduce al jefe de gobierno porteño para preservar el dominio en la Capital. Si logra este objetivo y, al mismo tiempo, su alianza con Solá y De Narváez rinde buenos frutos en Buenos Aires, Macri podría posicionarse fuertemente de cara a 2011, según analizan en el entorno macrista.

Michetti, otrora renuente a competir, admitió anteayer a LA NACION que su candidatura era una posibilidad cierta. "Si el espacio lo necesita y si Mauricio cree que es lo más conveniente, lo voy a hacer. Obvio", afirmó.

El mismo giro hace Carrió ahora; antes le escapaba a la posibilidad de integrar la lista, pero la presión de sus nuevos socios electorales y el hecho de que Prat-Gay no podría competir con Michetti la desafían a jugar. Cree que su espacio tiene buenas posibilidades, ya que Pro le deja el campo libre de la oposición vernácula desde que selló su alianza con un sector del peronismo.

"Macri puso en una trampa a Michetti: si compite, deberá explicar a la gente por qué su jefe cerró una alianza con el peronismo, con Duhalde como cerebro y [Luis] Barrionuevo como promotor", anticipan en el equipo de Carrió como eje de discurso de campaña, a sabiendas de que el electorado de la Capital es refractario al PJ.

"Michetti también deberá explicar por qué, a poco más de un año de asumir como vicejefa, deja el cargo para el cual fue votada", espolean.

Claro que la eventual candidatura de Carrió como diputada nacional no deja de acarrear riesgos. "Si pierde en Capital en octubre, queda eliminada de la competencia presidencial para 2011", se entusiasman en Pro.

En la Coalición Cívica, tienen otra lectura. "Carrió prevalecerá porque ella encarna la verdadera oposición, no así Macri", sintetizan.

Margarita Stolbizer, principal referente de la CC en la provincia de Buenos Aires, así lo explica: "Ellos [por Macri, De Narváez y Solá] se autoidentifican como un PJ disidente; por lo tanto, en nada afectan a la oposición que expresa la Coalición Cívica, sino que, por el contrario, demuestran el desmembramiento cada vez más acelerado del propio oficialismo".

La jugada del jefe de gobierno porteño le quitó un peso de encima, asegura Carrió entre sus íntimos. En el último tiempo había tendido, por lo bajo, numerosos puentes a Pro para arribar a un acuerdo electoral en Capital, aunque siempre marcando como límite a Macri. Esta ambigüedad generó alguna confusión entre los suyos y en la gente. Finalmente, Macri, con su alianza con el PJ, dejó el panorama claro y no hay, por ahora, posibilidades de unificar fuerzas en un solo frente electoral. "Igual, nada de esto implica que no estemos abiertos al diálogo, sobre todo en lo parlamentario", afirma Carrió.

Los rivales:

GABRIELA MICHETTI

PRO

La vicejefa del gobierno porteño es la candidata que Mauricio Macri quiere para competir en octubre; ella hizo saber que le disgusta la posibilidad de ser diputada nacional y que preferiría mantener su cargo en la ciudad.

HECTOR TIMERMAN

Frente Para la Victoria

Después del rechazo de Jorge Telerman, Daniel Filmus y Rafael Bielsa, el Gobierno analiza postular al embajador en los Estados Unidos. Se lo sugirió Alberto Fernández a Néstor Kirchner.

Comentá la nota